Banner en desktop Banner en moviles
Azoka Idiomas
Haizetara
Mancomunidad Durangaldea
Soinua Durango

“La sonrisa de quien se levanta de su silla de ruedas y vuelve a andar es inolvidable”

carlos-fernandez-gogoa-exoesqueleto
Carlos Fernández Isoird, junto a uno de sus exoesqueletos (fotos: Gogoa)

Lograr dar un paso por sus propios medios es un sueño para muchas personas con lesiones medulares. En unos meses, ese “milagro” será posible gracias a los exoesqueletos desarrollados por la empresa Gogoa Mobility Robots, pionera en comercializarlos en Europa. Detrás de este proyecto, se encuentra el ingeniero y diseñador industrial durangarra Carlos Fernández Isoird.

No quiere crear falsas expectativas, porque “cada persona y lesión son particulares”, pero los ensayos clínicos son tajantes. Mediante un proceso de rehabilitación de varios meses con el exoesqueleto, muchos pacientes han logrado recuperar la movilidad sin depender posteriormente de este robot vestible (‘wereable robot’).

“Es un sistema neurorehabilitador basado en el reaprendizaje. Los pacientes con lesiones parciales o ictus han perdido las conexiones cerebrales con los músculos, pero las neuronas siguen ahí. Gracias a la plasticidad del cerebro, todo el sistema puede reaprender la función de andar”, explica.

Sorpresa en Boston

La inmersión de Fernández en el mundo socio sanitario llegó de forma indirecta. “Tenemos una consultoría en Durango en la que ayudamos a empresas y entidades a encontrar nuevas oportunidades de negocio. Fuimos consultados por la comarca de Urola Garaia y definimos que deberían especializarse en ese sector”, recuerda.

En ese estudio descubrieron la tecnología de los exoesqueletos. Tras un contacto frustrado con una empresa puntera japonesa, realizaron un viaje exploratorio a Boston. Allí encontraron un prototipo que era utilizado para programas de rehabilitación en el hospital de Houston. “Nos dijeron que era uno de los más avanzados que había en el mundo. La sorpresa llegó cuando nos desvelaron que estaba construido en Madrid”.

Los ensayos clínicos se han realizado en el Hospital de Parapléjicos de Toledo.
Los ensayos clínicos se han realizado en el Hospital de Parapléjicos de Toledo.

Dicho prototipo era obra del Instituto Cajal, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). “Son la joya de la corona de la investigación española y cuando nos pusimos en contacto con ellos comprobamos que su tecnología era licenciable. Así que llegamos a un acuerdo para su fabricación en serie”, aclara el director de Gogoa.

Subvención europea

La intención de Fernández era que empresas de la comarca guipuzcoana explotasen ese diseño, pero al final “nos hemos echamos nosotros a la piscina. Solemos ayudar a otros a poner en marcha sus negocios, pero esta vez nos hemos involucrado personalmente”.

Por suerte, han contado con la ayuda de un programa europeo de subvenciones para transferir la tecnología desde la investigación al mercado. “Nos presentamos más de 200 proyectos y aprobaron sólo 15, entre ellos el nuestro”, resalta. “Eso nos ha dado los recursos iniciales para empezar a trabajar”.

Gogoa Mobility Robots se contituyó como empresa en Urretxu el año pasado. Como resultado de estos meses de trabajo ha nacido ‘Hank’, su primer producto comercializable. En la actualidad, realizan los últimos retoques para salir al mercado con todas las garantías y la fiabilidad requerida. El objetivo es empezar a venderlo en el primer cuatrimestre de 2017.

Ponerse en pie

Su mercado está enfocado en dos vías. Por un lado, para su uso en centros de rehabilitación, hospitales o mutuas, ya que Hank es el primer exoesqueleto desarrollado para la movilidad de pacientes con lesión medular parcial o ictus. “Ensayos clínicos han demostrado una eficiencia muy alta y en muchos casos se ha recuperado la capacidad de andar, sin el exoesqueleto, después de un proceso de rehabilitación de 3 a 6 meses”, sostiene.

La otra utilidad del sistema de Gogoa es en los casos más graves. “Estos pacientes dependerán del exoesqueleto para siempre, pero podrán andar y mejorarán su calidad de vida. Y la parte psicológica también es muy importante para ellos. Dar unos pasos en su casa, de forma autónoma, les puede cambiar la vida”.

El propio Fernández ha sido testigo de la importancia de estos pequeños avances para una persona postrada en una silla de ruedas. “He visto muchos casos en el Hospital de Parapléjicos de Toledo. El mero hecho de poder ponerse en pie, avanzar un metro o ir al baño erguido les provoca unas sonrisas que son inolvidables”.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,71 sobre 5)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

1 Comentario

  1. Milagro. O no?

    De gestionar el HIRIKO y su pelotazo a la sanidad. Viva la reconversión

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados