Friso
Friso
Friso
Friso

No nos engañemos

Los poderes económicos que marcan el paso del mundo, apoyados por la clase política como eficaces cómplices –el mejor remedio para ellos si quieren existir y medrar–, hace tiempo que eligieron la más rápida y eficaz manera de acabar con nuestro planeta que no es otra que la del crecimiento de la economía, que se refleja en el índice PIB, de manera sostenida y constante. Y esa forma que en el fondo está sostenida por la idea cortoplacista de que «después de mi el Diluvio» para no alarmar en exceso a la ciudadanía se reboza (se albarda, que decimos por aquí) con eufemismos del tipo «el progreso trae esas cosas» (polución, desigualdad, recorte de derechos civiles, pobreza…), «la creación y mantenimiento de puestos de trabajo es un objetivo fundamental del sistema capitalista», «el bienestar ligado al consumismo», forman algunos de los mantras con los que pretende y van consiguiendo, anestesiar al pueblo que ha dejado de ser soberano hace ya mucho tiempo.

Esta entradilla sirve, o por lo menos lo intento, para enmarcar la situación que de manera concreta se está viviendo en Durango desde hace muchos años como consecuencia de la polución que están generando dos empresas de la zona, concretamente una fundición de hierro y la otra de fabricación de papel Kraft.

Nuestra administración que es la que en teoría debe estar dedicada a conseguir el bienestar de la ciudadanía a la que representan, no ha hecho otra cosa que marear la perdiz cada vez que en el pueblo se ha desatado un clamor popular acerca de las condiciones ambientales derivadas de ambas instalaciones. Y han adoptado esa postura no tanto por su ineficacia–que también–, sino porque en el fondo y forma coinciden con los mantras que manejan esas empresas. «esa situación es una manifestación de progreso», «es necesario el mantenimiento de esa situación si queremos defender los puestos de trabajo»…

Y la administración, nuestra Administración, juega a eso, porque tan inútiles no pueden ser como para no poder determinar el origen de los problemas ambientales que generan ambas empresas (el cual conocen las dos empresas perfectamente que conscientes de la lenidad de nuestras autoridades hacen de su capa un sallo) y proceder en consecuencia a conminarles a que o los solucionan o les aplican un severo correctivo, que con leyes más exigentes podrían llegar a cerrar ambas fábricas hasta que dieran solución a los problemas que provocan.

A este respeto conviene hacer un comentario y es que es más que probable que la Ley no contemple la adopción de medidas sancionadores realmente importantes, pero si el ejecutivo aduce esta razón para poner coto a los desmanes de las empresas contaminadoras, no debe olvidar –porque saber seguro que lo saben– que una de las funciones fundamentales del Parlamento –en la que el PNV junto con su socio PSE tienen en él mayoría–es la elaboración y aprobación de las Leyes.

Ante la situación planteada por las incidencias en la calidad del aire del Duranguesado, ¿cuál es el «modus operandi» de nuestras autoridades residentes en Vitoria-Gasteiz? Pues primero de todo adoptar un perfil bajo, pegadas al terreno para que los tiros pasen por encima y solo aparecer cuando la aguja de la presión ciudadana entra en la zona de color rojo. Entonces dejan la Llanada y aparecen por las tierras bajas donde generalmente nos deslumbrarán con declaraciones que nada tienen que ver con la realidad de las cosas. Se tragan el sapo (habilidad exigible a todo político que se precie) del mal trago que pasan por exponerse (y lo consiguen) a hacer el ridículo, hecho el cual retornan a sus cuarteles de invierno hasta la próxima ocasión que a buen seguro se producirá y es que en el fondo la cuestión primordial es que nuestros políticos priorizan la economía sobre el bienestar de la ciudadanía.

Cada vez que llego a esta conclusión recuerdo al que fue director de campaña para la reelección de Clinton, cuando contestó a un periodista que le estaba acosando por cuestiones que no entendía, con una expresión que a partir de entonces se ha hecho famosa. «The economic, stupid» cita que no es preciso traducir ya que es fácil de interpretar hasta para alguien como yo que tiene un inglés de garrafón.

Pues eso. De la nata sale el queso.

Rafael Hidalgo

Artículos: 96
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados