Arte al servicio de la Historia

 

Imanol Larrinaga es el autor de las ilustraciones que se ehxiben en el espacio foral de Gerediaga.
Imanol Larrinaga es el autor de las ilustraciones que se ehxiben en el espacio foral de Gerediaga.

Desde finales del pasado mes de julio, el espacio foral de Gerediaga permanece abierto al público para poder conocer la historia y el valor histórico del enclave más importante en la historia política de Durangaldea. Para dotarle de carácter museístico se han instalado cinco paneles realizados por el artista durangarra Imanol Larrinaga.

Las ilustraciones muestran diferentes aspectos relacionados con la Merindad de Durango y entre ellos destacan una recreación del espacio foral en el que se reunían los doce fieles que representaban a las anteiglesias de Durangaldea, una imagen del fiel que representaba la máxima autoridad local o la casa de Astola que fue sede administrativa de la Merindad.

Aunque está licenciado en Historia y ejerce como profesor de Lengua y literatura castellana, Larrinaga sostiene que el arte ha sido un campo “que me ha resultado atractivo desde pequeño y me atrevería a decir que para mí es algo más que una afición”.

De hecho, haber realizado estudios de Historia le ha facilitado disponer de una base consistente para materializar este trabajo etnográfico y “andar con mayor comodidad por ese camino”. En ese recorrido ha contado además con la colaboración de Jon Irazabal y Aitziber Atorrasagasti, de Gerediaga elkartea, y de Amaia Mujika e Iñigo García Camino, del Museo Vasco.

Evitar anacronismos

Las ilustraciones instaladas en la campa de Gerediaga tienen como objetivo representar los elementos culturales, los personajes y las instituciones de la época y que las mismas resulten precisas y eviten la presencia de anacronismos. El resultado son representaciones de situaciones históricas reales basadas en una exhaustiva investigación previa de documentación sobre el vestuario o la localización, que “deben resultar verosímiles y agradables” para quien observa las piezas.

Para elaborar las obras Larrinaga se ha valido de la técnica de la acuarela y del estilo naturalista y en ellas priman los colores atractivos y un estilo agradable, al tiempo que destacada los elementos o personajes más importantes sobre los superfluos, con el objetivo de que el espectador centre su atención en ellos.

Tanto ese estilo como la técnica son disciplinas en las que el artista lleva trabajando desde hace dos décadas. “Desde hace 18 años, cuando comenzó la segunda etapa del certamen literario Julene Azpeitia, realizo las ilustraciones para la edición de los trabajos premiados en ese concurso. En cada edición he realizado unas 30 ilustraciones”. Además ha realizado numerosas pinturas para cuentos de diferentes autores traducidos al euskera.

‘Narrazioak’ de Sarrionandia

Su primer trabajo como ilustrador, sin embargo, se remonta a 1981 y de esa obra guarda un recuerdo muy especial porque fue la portada de ‘Narrazioak’, el primer libro de narrativa publicado por Joseba Sarrionandia. “En aquella época los dos formábamos parte de la revista Ibaizabal, en la que también estaban José Mari Uriarte, José Julián Bakedano…”.

La relación que mantiene con autores y escritores ha quedado además plasmada en obras como ‘Hitzaren itzalak’ en la que sus ilustraciones se alternaban con poesías de Juan Ramon Makuso, Aritz Gorrotxategi y Pello Otxoteko. Para esa obra Larrinaga se distanció del naturalismo y optó por la abstracción, que le permitían expresar con mayor facilidad las connotaciones y las sugerencias y porque “la acuarela, como la poesía, es en ocasiones huidiza”.

Aunque la acuarela centra la mayor parte de su actividad artística, Larrinaga asegura que “yo siempre he pintado al óleo y de hecho mi primera exposición individual, en 1989, estaba integrada por obras realizadas con esa técnica. En aquella muestra la temática abordaba cuestiones tan dispares como la mitología y en el taller del artista”.

Además señala que en el caso de una hipotética futura exposición, “aunque en los últimos seis años no he pintado nada con esa técnica”, la muestra estaría integrada por obras realizadas al óleo ya que es la disciplina pictórica que «tiene una mayor entidad”.

En su segunda exposición individual, ‘Itzalak eta miniaturak’ de 1996, exhibió paisajes realizados al lápiz en los que mostraba paisajes que comenzaba y terminaba sobre el terreno y en las que a modo de homenaje mostraba evocaciones de pintores naturalistas, como Friedrich, Corot o Gaugin.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 4,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar