Banner en desktop Banner en móviles
Dendak Bai
Maristak Durango
Jesuitak Durango
Nevers Ikastetxea

El ascensor

A veces creemos ser buenos con las
personas equivocadas como si el hecho de
serlo tuviera que ser actitud y no virtud. Así
pues, al valorar esta cuestión, deberíamos
pensar que nosotros somos siempre buenos y
que las personas, equivocadas o no, nos
percibirán según el cristal con que se mire.

El realidad, siempre existen los
bandos y todos ellos se consideran los buenos.
Es una pérdida de tiempo pararse a pensar
sobre personas equivocadas porque en la
mayoría de las ocasiones la suposición es la
madre del error.

Por ejemplo, los
buenos (el pueblo elegido por Dios) asesina
niños en Medio Oriente, con la excusa de la
existencia de terroristas entre la población de
Gaza y sobre todo para quebrar la resistencia
palestina al invasor sionista, que día a día les
roba vidas y territorio. Y qué decir del Estado
Islámico que actúa en el nombre de Alá
dejando un reguero de sangre y miseria allá
por donde pasa. Lejano queda el día en que las
tres religiones y quienes ya no creemos,
podamos compartir la ciudad de Jerusalem.

Pensaba que la mejor manera de
ciscarse en el mundo y en todos esos seres
que lo hacen irrespirable, era la taza del wáter,
pero este verano un esperpéntico personaje ha
logrado hacerme cambiar de idea.

Me he detenido a reflexionar. He visto
ascensores y montacargas de diferentes
dimensiones. Un habitáculo moderno y
acogedor en unos casos y un auténtico antro
inmundo en otros. Aquellos en los que más de
uno se ha desahogado sin tener que recurrir a
comprarse un arma y ha dejado escritas frases
muy interesantes para la posteridad, tales
como ???con doña Juana la loca vivíamos mejor???,
???cristianos a los leones???, etc. También he
comprobado alguno que otro destartalado por
los puñetazos y golpes que han recibido sus
paredes y cristales, incluso algún que otro
cabezazo diría.

Se deberían
instalar ascensores a lo largo y ancho de los
desiertos y oasis, para subir a las palmeras y a
los álamos; horizontales o verticales, para
desplazarse a la isla de Izaro o al
Ayuntamiento de Valladolid.

Consiguiendo un análisis psicofónico de
dichos recintos, a mayor gloria de las
conversaciones vecinales sobre el estado del
tiempo, encontraríamos colgadas del aire y
encerradas entre sus cuatro esquinas,
auténticos actos de violencia verbal. Lugares
en que se han rumiado venganzas, se han
concretado declaraciones de amor y se han
silbado o tarareado los temas más sobados del
hit-parade. Muy discreto porque todo queda
dentro. Las palabras, la música y los gestos no
padecen claustrofobia. Hay quienes prefieren
vocear en el monte o en espacios abiertos,
aunque ya lo dijo el profeta: ???…predicar en el
desierto???.

Sin embargo, este
último agosto parece que la cosa ha ido a
mayores muy cerca de aquí. Resulta que en
una visita a las tierras de Castilla, me tropecé,
desafortunadamente tengo que decir, con un
individuo muy bien vestido pero que llevaba
sobre su boca y su nariz un Wonderbra a modo
de bozal.

Y es que hay mujeres
de armas tomar ¿eh?

Agustín Ruiz Larringan, herritar aktiboa.

Artículos: 181
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados