Enrike Renteria ya es inmortal

Enrike Renteria ya es inmortal

Hay en Amorebieta un amplio espacio junto al río, desde donde se divisa la iglesia. Era uno de los lugares cuya contemplación más disfrutaba Enrike Renteria. Es ahí, precisamente, donde el Ayuntamiento acaba de inmortalizarle, con una placa, una calle y un paseo. Hace años ya le había reconocido como hijo predilecto.

Es el homenaje merecido que su única hija viva, Begoña, llevaba persiguiendo mucho tiempo y que supone la culminación de un sueño y una ilusión. “Veía que se habían colocado muchas esculturas en bronce por el pueblo y cuando se cumplieron 25 años de su muerte me dije: ‘Aitte, voy a por todas’. Hablé con alcaldes anteriores y no pudo ser, y vino éste, que es encantador, y me preguntó qué se podía hacer. Yo le dije que tampoco quería cualquier cosa y finalmente se ha elegido un lugar donde le gustaba pintar”.

Se trata de un rincón discreto y tranquilo. Como era él. “Era tímido y no hubiera querido grandes cosas”, juzga Begoña. “Era tan bueno, tan ecuánime y poco amigo de compromisos y ruidos…”, añade como esforzándose por avivar unos recuerdos que se diluyen a su pesar. “Pero también era hablador, debía haberlo escuchado más”, lamenta.

Artista total

La hija del renombrado artista zornotzarra evoca las tertulias familiares, a través de las cuales conoció que su padre, un hombre tan inteligente que, por ejemplo, aprendió francés por su cuenta, ya era despierto y sensible desde niño. Un artista total. Con gran afición también a la poesía, que cultivó, y al incipiente cine, del que era operador de cabina. También le gustaba el teatro, donde actuó y dirigió. “Aitite era carpintero y dibujaba en el serrín. Qué facultades le vería su amama que, teniendo él 6 años, fue a Bilbao y le compró una caja de acuarelas.”

Así empezó una pasión a la que entregaría toda su vida, con la ayuda inestimable de su mujer. “Trabajaba en Telégrafos y ama, que era una jabata, cogió un barrestaurante para que él se dedicara a hacer lo que le gustaba, que era pintar. Teníamos ayuda en el negocio y así podía disfrutar de más tiempo libre. Al mediodía, atendía la barra. No le gustaba, pero allí solía estar”, dice.

Esta ocupación tenía, no obstante, su lado bueno. Le daba la posibilidad de conversar con todo tipo de personas. “Cuando llegó la democracia les explicaba a los jóvenes la historia local”. En euskera, naturalmente, idioma en el que siempre se expresaba. “Y al tener restaurante, venían extranjeros y hablaba de política con cualquiera. Leía mucho y era muy instruido”.

Sus cuadros, como hijos

Siempre que podía, pintaba y pintaba. “Era lo que le apasionaba y no le he conocido otras aficiones, ni fumaba ni bebía ni llevaba dinero encima. Cogía la bicicleta y lo más lejos que iba era a Durango o Bernagoitia”. Le gustaban mucho las peñas y se recreaba con las vistas del barrio abadiñarra de Gerediaga. La mayoría de sus cuadros reflejan sus paisajes cotidianos.

El pintor zornotzarra recibía también la visita de aficionados al arte que se interesaban por sus obras y querían adquirirlas, pero a él no le gustaba desprenderse de ellas. “Eran como sus hijos y no necesitaba el dinero”, explica Begoña. Tampoco sabía ponerles precio. “Lo decidía yo, porque a cualquiera que le pasara la mano por la espalda le regalaba uno”.

Begoña vive rodeada de los paisajes que su padre recreó. Es su particular homenaje. Tiene un mini-museo en su casa, cuyas piezas va cambiando de lugar. “Me gusta tener los cuadros a la vista”, reconoce. Su próximo reto es conseguir que alguna pinacoteca vasca acoja la donación de alguna de estas obras. “Hablé con Miguel Zugaza, cuando estaba en el Museo de Bellas Artes y también con Karmele Goñi y se interesaron, pero todo quedó ahí”.

La hija del artista también desearía que algún experto en Bellas Artes se ocupara de catalogar su obra o de organizar una retrospectiva. Hasta se muestra dispuesta a vender algún cuadro para financiar este trabajo si es preciso.


ZORNOTZAN. Noticias de Amorebieta

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar