Bodas de plata con la mirada puesta en el futuro

Zornotza-Aretoa-25urte
Patxi González, David Murillo, Andoni Agirrebeitia, Luciano Martínez y Joserra Martínez. (Foto: VK)

Ha pasado más de medio siglo desde que la mítica compañía de teatro Geroa pusiese en escena en un pabellón de la empresa Bergareche, Garitagoitia y Cía. de Zaldibar, las obras ‘Palabras en la arena’ de Buero Vallejo y ‘El soplón’ de Bertolt Bretch.

Hasta hace tres décadas cualquier recinto era susceptible de ser utilizado para albergar una representación escénica; desde los locales de los grupos políticos y asociaciones de distinto signo hasta los tablados habilitados en algún barrio o iglesia, pasando por los precarios escenarios de cines privados o los gélidos frontones de la época.

La ausencia de infraestructuras culturales con capacidad para acoger funciones de artes escénicas con un mínimo de dignidad cambió con el paso de los años y, además de los teatros abiertos en Amorebieta-Etxano, Durango y Elorrio, también Errota kultur etxea de Abadiño, Berrizko kultur etxea e Ibarretxe kultur etxea de Iurreta disponen de salas habilitadas para ofrecer con buenas condiciones espectáculos de teatro, danza y música.

Uno de esos espacios, Zornotza Aretoa, acaba de cumplir sus primeros 25 años de existencia. Tras ser adquirido por el Ayuntamiento de Amorebieta-Etxano en 1991, el antiguo Cine Zornoza abrió sus puertas reconvertido en el Zornotza Aretoa el 7 de enero de 1994.

Para reacondicionar el que fuera un cine privado fue necesaria la realización de numerosas reformas y aunque “no se tocaron ni la estructura del patio ni del anfiteatro, el resto del edificio fue vaciado para permitir la ampliación del escenario, que era muy pequeño, e incluso fue necesario levantar el tejado para permitir que se ubicara una nueva estructura escénica”, según Luis Javier Ugarte, que asumió la dirección del teatro desde su apertura hasta que se jubiló el pasado mes de octubre.

Artes escénicas y cine

Desde inauguración el Zornotza Aretoa mantiene una programación estable de espectáculos en directo de teatro, danza y música, así como proyecciones de cine comercial y de cine-club. Además de sala de exhibición, el céntrico recinto zornotzarra se ha consolidado como un espacio de creación en el que se han puesto en pie nuevos espectáculos escénicos, tanto por parte de la compañía residente Markeliñe como de otras que han aprovechado de la infraestructura con la que está equipado.

Las actividades para conmemorar el 25 aniversario arrancaron unos días antes de la efeméride con el espectáculo ‘Los últimos visitantes’ que permitió recordar algunas de las representaciones que han dejado mayor poso a largo de este cuarto de siglo. Para el 7 de enero se reservó el estreno absoluto de la última creación de Markeliñe, ‘Julietas, Romeo circo’ y para completar las celebraciones se ha programado para el mes de marzo el ciclo cinematográfico ‘Zornotza Label’ que permitirá disfrutar durante los martes de ese mes con la proyección de películas y cortos de artistas locales que tienen relación con el mundo del cine y con el propio Zornotza Aretoa, tales como Lara Izagirre, Arkaitz Basterra, Rafa Escolar o Gaizka Brougeaud.

Las celebraciones organizadas son un elemento “para recordar” una trayectoria avalada por el público pero que apuesta por su continuidad “con la mirada puesta en el futuro”, según el programador cultural de Ametx, David Murillo que toma el relevo de Ugarte al frente del  Zornotza Aretoa.

El reto de atraer al público a las actividades programadas es una constante, a pesar de la comodidad del recinto y de las facilidades dirigidas hacia los espectadores. Si hace unos años la iniciativa 3K ideada junto a los teatros de Durango y Elorrio ofrecía descuentos a los socios, los actuales abonados se benefician de descuentos de hasta el 25% en todos los teatros de Euskadi integrados en SAREA.

Un millar de butacas

Las 353 butacas de que dispone el Zornotza Aretoa, con 253 en el patio y otras 100 en el anfiteatro, son uno de los pilares con los que cuentan las personas con inquietudes culturales en la comarca que ofrecen en conjunto casi un millar de localidades. Dos de ellos tienen un aforo similar al de Amorebieta, ya que tanto el Arriola Antzokia de Elorrio, el más veterano de Durangaldea con tres décadas de trayectoria, como San Agustin Kultur Gunea, que ofrece una programación estable desde septiembre de 1998, superan las 300 butacas.

Los intentos por contactar con recintos dedicados a las artes escénicas arrancaron en la década de los años 80, cuando las asociaciones de Elorrio solicitaron la compra y rehabilitación del antiguo cine Arriola.

Pocos años más tarde, se llevó a cabo en Durango uno de los más reseñables intentos para contar con un recinto dedicado a las artes escénicas. Un grupo de durangarras aficionados al teatro con los integrantes de Geroa al frente, desarrollaron un proyecto para disponer de un espacio estable en el que ofrecer representaciones escénicas, en un local cedido por la parroquia de Santa Ana. En 1991 abrió como teatro el ‘Salón Dominical’ en un recinto que hasta entonces hacía las veces de trastero y que requirió una limpieza y acondicionamiento en profundidad porque, tal y como recuerda el actor y director Paco Obregón, “después de estar dos días limpiando y sacando trastos,  nos encontramos un piano”.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 1,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar