Resaca del 21-0

El resultado de las elecciones me ha levantado el ánimo. Tanto que hoy sólo voy a resaltar hechos positivos, aunque no faltarán algunos ???peros???. Creo que el resultado refleja por primera vez la verdadera pluralidad de nuestra sociedad, que, aunque mayoritariamente abertzale, reparte sus preferencias entre cuatro grandes bloques.

Cada uno de ellos amplía o reduce su amplitud o grosor dependiendo de las circunstancias políticas del momento. Suele haber también espacio para pequeñas formaciones que tan pronto surgen como desaparecen y van siendo reemplazadas por otras.

Esta panoplia de posibilidades hace que ningún partido pueda conformar en solitario una mayoría absoluta ???letal para la verdadera democracia-, lo que convierte a la política vasca en algo apasionante porque obliga a aplicar la imaginación para llegar a acuerdos y de la imaginación surge la creatividad, de la creatividad la novedad, y de ésta el avance y el progreso.

La ciudadanía ha dado su confianza a un candidato, Iñigo Urkullu, que ha demostrado sobrada eficacia y experiencia para llegar a acuerdos, tanto con los partidos que se alternan en el Gobierno español, como dentro de su propia ???casa???, a la que su mandato ha aportado unidad, estabilidad, esperanza y ahora ánimo. Opino que sus dotes diplomáticas son una gran virtud y más aún en estos momentos delicados. Y creo que el electorado ha sabido reconocerlo. Sin olvidar la gestión responsable que en líneas generales y a lo largo de la historia ha desempeñado el PNV en las instituciones que ha regentado.

EH Bildu ha conseguido unificar bajo estas siglas a la izquierda abertzale, dando cabida al mismo tiempo a una amplia gradación de formaciones de izquierdas y abertzales. Con una candidata templada y solvente, su resultado sólo se puede calificar de magnífico, aunque Gipuzkoa, precisamente donde está a cargo de sus principales baluartes, se ha convertido en su particular talón de aquiles. Y es que no se puede pretender imponer unas ideas por muy buenas que éstas sean.

La izquierda abertzale todavía tiene un largo aprendizaje por delante para deshacerse de ???tics??? asociados a la confrontación y el conflicto. Y ha de demostrar sus progresos de la única forma en que es posible hacerlo, no con declaraciones de buena voluntad, sino con hechos, con diálogo, con acuerdos.

Creo que los socialistas son los grandes perdedores de estas elecciones. Y sospecho que el resultado no se puede atribuir a su gestión en el Gobierno vasco, que me parece que ha sido correcta como mínimo. Hemos vivido una legislatura tranquila, en la que las cosas han seguido funcionando sin sobresaltos. Se podría decir que de una forma un poco gris, pero eso a veces es más una virtud que un defecto, sobre todo después de tiempos de gran agitación.

Tampoco creo que les haya afectado demasiado la pérdida de orientación que vive el PSOE. Mi lectura es que el electorado que le dio auge, la inmigración española que llegó a nuestra tierra, sobre todo a Bizkaia, en tiempos de la industrialización, ha menguado en número considerablemente. Los nietos y nietas de aquellos andaluces, extremeños, castellanos, cántabros, gallegos??? no se sienten españoles, sino vascos y prefieren opciones más autóctonas y ahora que ETA está inactiva el espectro se amplía.

Del PP, con sus actuales dirigentes, se puede argumentar algo parecido pero a la inversa. Se han modernizado y positivizado mucho más que su electorado y no parece que satisfagan a buena parte de sus votantes ni correligionarios.  Se podría pensar que le han afectado las políticas de Rajoy, pero con los resultados obtenidos por el PP en Galicia pienso que esta teoría no se sostiene. No obstante, hay algo muy bueno en el partido de Basagoiti, y subrayo ???de Basagoiti??? (ni de Mayor Oreja ni de María San Gil): se trata de una formación sensata que es capaz de dar estabilidad a formaciones de distinto signo sin pedir un peaje elevado.

UPyD se mantiene, pero creo que es un partido llamado a desaparecer en cuanto ???pinche??? Rosa Díez, como desapareció Unidad Alavesa, y florecen y se marchitan aquí y allá todas las opciones personalistas y populistas.

Triste, el espectáculo de IU- EB/Ezker Anitza. Se mire por donde se mire, no se puede decir nada bueno de la ???izquierda plural???. El electorado siempre castiga la división y esta opción, que llegó a suscitar tantas adhesiones en su día, ha desaparecido del mapa. Y tal vez sea para siempre en relación directamente proporcional al éxito que vaya cosechando el proyecto de ???espacio amplio de izquierda y abertzale??? que se propone construir EH Bildu, que también robará más y más votantes a los socialistas a poco bien que lo hagan.

Resumiendo: vivimos un momento de gracia en el que los principales partidos políticos están liderados por personas moderadas y dialogantes con las que es posible alcanzar acuerdos de amplia base social. Y esto es lo que necesitamos ahora para sacar a nuestro País Vasco adelante y colocarlo en el lugar que le corresponde, que no es otro que el nivel de las principales potencias europeas.

P. D.: Aprovecho para felicitar a mi compañera columnista Karmele Aurtenetxe por la parte que le toca en el triunfo electoral de su partido.

Durangon Whatsapp

Vivimos el fin de unos tiempos. Esperamos una Tierra nueva donde habite la justicia

Artículos: 140
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

0 Comentarios

  1. karmele
    0
    0

    Eskerrik asko Victoria!
    besarkada beroa
    karmele

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar