Cárceles para mujeres

La rebelión franquista de 1936 dio lugar a la creación en la comarca del Duranguesado de varias cárceles para mujeres y, más recientemente, a varios libros sobre ellas. El último ha aparecido recientemente titulado ‘Individuas peligrosas’ dedicado a la que funcionó en Amorebieta, en Karmelo ikastetxea, que firma Ascensión Badiola, doctora en Historia Contemporánea.

Hay uno anterior con la firma de la investigadora y periodista duranguesa María González Gorosarri dedicado a la Cárcel de Saturrarán, y una película con este mismo tema. Uno y otro libro hacen referencia a una tercera cárcel que funcionó en Durango.

Parece ser que la documentación que se elaboró sobre estas cárceles ha desaparecido, por lo cual las investigadoras han tenido que recurrir a personas que padecieron prisión en aquellas cárceles, sobre todo niñas casi recién nacidas que vinieron con sus madres y ahora rondan los 80 años. Se habla de 4.000 personas que pasaron por la cárcel de Saturrarán, mientras que por las de Amorebieta y Durango fueron alrededor de 1.300 y 1.000, respectivamente.

La mayoría de las encarceladas eran viudas de fusilados de izquierdas y provenían de Extremadura, Galicia y de Euskadi, entre otros lugares. La vigilancia y gestión de las cárceles estaban encomendadas a militares, falangistas, y a monjas de distintas ordenes religiosas.

En las cárceles se padecía hambre porque los alimentos destinados a las presas eran revendidos al exterior. Se produjeron no pocas muertes por inanición y por castigos, y los vencedores de la guerra tenían por norma entregar a los niños recién nacidos de las presas para ser adoptados por personas de derechas y reeducados en los principios sagrados de la Iglesia católica y del Movimiento nacional.

Las mujeres estaban expuestas a violaciones del personal masculino que vigilaba las cárceles y se llega a asegurar por parte de las que fueron prisioneras que entre las monjas había «celestinas» que las empujaban a prostituirse.

Los libros aludidos y la película presentan unas imágenes y relatos muy parecidos o idénticos a los que más tarde se generalizaron en la Segunda Guerra Mundial en los campos de concentración de Auschwitz y tantos que abrió el  nazismo alemán en la Europa del Este.

Se insiste también en que las mujeres, aunque alejadas «teóricamente» de la lucha en las trincheras, se llevaron la peor parte de los sufrimientos y muertes que provocaron las guerras del nazifascismo en Europa.

Durangon Whatsapp
Honorio Cadarso

Honorio Cadarso es periodista

Artículos: 363
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

3 Comentarios

  1. Avatar
    Ana Fernández
    1
    3

    El recuerdo de bebés?? Si ingresaron en el 36 y la guerra acabó en el 39 poco tiempo estuvieron si antes no los dieron en adopción o quedaron con algún familiar. Será el recuerdo que les han inculcado, no será propio.

    Deja una Respuesta
  2. Avatar
    Alba
    2
    3

    Pues en el libro de Individuas peligrosas no pone nada ni de prostitución ni de celestinas que las empujaban a prostituirse. Por favor, lee el libro.

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      Por comentar
      4
      1

      Igual tienes que leer tú el artículo para ver que cita varias fuentes, no solo ese libro.

      Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar