Banner en desktop Banner en moviles
EH Bildu
San Agustin Kultur Gunea Durango
Amorebieta-Etxanoko Udala
Maristak Durango

“Mi máxima política es tratar de alcanzar acuerdos, pero dentro siempre de una coherencia”

“Mi máxima política es tratar de alcanzar acuerdos, pero dentro siempre de una coherencia”

En 2003 se convirtió en el primer concejal de Aralar en Bizkaia, puesto que aún mantiene en el Ayuntamiento de Durango y que compagina con su labor como parlamentario en Gasteiz desde el año pasado. El abogado Dani Maeztu (Durango, 1974) es el protagonista del segundo encuentro digital de durangon.com.

 

-¿Qué ha cambiado desde que en 2003 fuiste elegido concejal?
-Fue un hito porque fui el único concejal de Aralar en Bizkaia durante cuatro años. Hay que tener en cuenta que Aralar surgió dentro del proceso Batasuna como una corriente interna que, a nivel de militantes, tenía sobre todo peso en Nafarroa, de ahí que las elecciones de 2003 fueran una especie de prueba a nivel de comunidad autónoma. Por eso fue un punto de inflexión importante porque, de no haber tenido representación, hubiéramos desaparecido prácticamente en Bizkaia. A partir de ahí ya sí que nos hemos consolidado como opción política e ideológica de izquierdas y abertzale dentro de este país.

-La comarca de Durangaldea es uno de los feudos de Aralar en Euskadi. ¿Qué circunstancias crees que se han dado para que sea así?
-Creo que es un tema sociopolítico porque Durangaldea o Busturialdea, donde Aralar obtiene buenos resultados, son comarcas en las que la izquierda abertzale tiene mucho peso. Además, Aralar tiene un punto euskaltzale muy marcado, y eso también ayuda. Ya por último, el hecho de tener una persona de referencia a partir de 2003 seguro que también nos ha ayudado por la repercusión pública que consigues a través de los medios de comunicación. La gente te conoce, sabe que existe Aralar y que es una opción que puede votar.  

-El salto fue importante en las últimas elecciones. De tener un concejal en Durango os quedasteis a unos 70 votos del tercer representante del PP, lo que os hubiera dejado a vosotros con tres ediles y a ellos con dos. ¿Influyó más en ese incremento la labor municipal que se desarrolló o el despegue general de Aralar?
-En realidad estuvimos a algo más de 30 votos de que Ezker Batua no sacara el 5% de representación mínima, y a unos 70 de diferencia del PP. Doblar la representación fue muy importante para nosotros, y creo que lo conseguimos por varios motivos. Por un lado, se hizo un buen trabajo en Durango, que tuvo su repercusión, pero, por encima de esta circunstancia, se vio que la opción política que representa Aralar iba tomando más forma a nivel de Euskal Herria. La izquierda abertzale oficial sigue con sus debates sobre la estrategia de la lucha armada, sigue pasando el tiempo y la gente ve Aralar como una referencia.

 

“No me va gobernar por gobernar”

 -A lo largo de tu trayectoria como concejal te has caracterizado por tender puentes y ser capaz de alcanzar acuerdos. Sin embargo, siempre has rechazado un pacto de gobierno estable. ¿A qué se debe que haya sido así en estos siete años?
-Mi máxima en política es tratar de alcanzar acuerdos, pero siempre dentro de una coherencia. Hay una línea roja que no se puede pasar. No se puede renunciar a la ideología por llegar a acuerdos. Se puede ser muy flexible, se puede ceder en ciertos temas, pero sin sobrepasar la línea roja. Si en estos siete años no me he visto gobernando en Durango es porque no me va eso de gobernar por gobernar. No me gusta desarrollar el programa político de otro partido, aunque lleve matices del mío.

-¿Podría cambiar esa visión en un futuro?
-Tiene que darse dos circunstancias. Un gobierno marcadamente de izquierdas, y cuando hablo de izquierdas es que prime el interés general social por encima de los intereses económicos y privados en todas las áreas, y, obviamente, que sea euskaltzale.

-¿Cómo ves los últimos movimientos de la izquierda abertzale tradicional?
-Para mí lo más importante es que, actualmente, se está dando un proceso de replanteamiento estratégico. El más importante desde que tengo uso de razón política y digo esto porque me parece que se está dando de manera unilateral, interna y sincera.

-Si ANV acabara desmarcándose de ETA podría ser el fin de Aralar.
-Yo siempre he creído que el objetivo no es Aralar, sino contar con una izquierda abertzale civil y plural que esté representada en las instituciones. Y cuando digo civil, me refiero a una izquierda que rechace la lucha armada para cualquier consecución de objetivos políticos.

-Tu lucha contra las canteras de Mañaria y el TAV ha sido también una constante dentro de tu carrera política.
-Mi forma de entender la izquierda va muy unida a la lucha ecológista. Me opongo a un modelo de desarrollo capitalista cuyo fin último sea la búsqueda del rendimiento económico porque, para mí, tiene unas consecuencias sociales y medioambientales inasumibles para las generaciones futuras. Mi vertiente socialista siempre la he canalizado a través de la lucha ecologista. Pero aparte del TAV y las canteras, sí me gustaría recordar que Aralar fue el primer partido que luchó de verdad en el Ayuntamiento de Durango para conseguir una red de bidegorris y para tomar medidas contra la contaminación atmosférica en un momento que estábamos respirando veneno. Son luchas que me parecen muy importantes, como también las fueron las que me llevaron a estar en un grupo en contra de las canteras hace 10 ó 12 años ya. He perseverado en ese camino y antes, a través de la lucha social, y ahora, a través de la institucional, hemos conseguido frenar un tema tan flagrante como es el de Zalloventa. Hemos logrado que el interés general se sitúe por encima de los intereses de una empresa privada.

 

Proyecto de Zaha Hadid

-En el caso del proyecto de Zaha Hadid, Aralar también se ha posicionado en contra de la decisión del Gobierno vasco de paralizar su construcción.
-Si hablamos de Zaha Hadid hay que hablar de los orígenes de este proyecto. El soterramiento del  tren conllevó una operación urbanística de 5 torres de 18 pisos a cambio de la cual el Gobierno vasco se comprometió a construir un edificio que iba a ser la sede de EuskoTren. Resulta que el Ayuntamiento aprueba esa herramienta urbanística  a la carta que le piden y una vez que ya es una realidad, el Gobierno vasco decide que no va a llevar a cabo el edificio que iba a ser el motor comercial y de servicios de la comarca. No puede ser el que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Durango no dejara atado ese compromiso, más teniendo en cuenta que ya había hipotecado la zona con la construcción de alrededor de 700 viviendas. Es como si el hueso fuera para nosotros y el jamón, para ellos. Lo que tengo claro es que Durango no puede asumir que quedarse sin la contrapartida que íbamos a recibir por ese desarrollo urbanístico. Que no sea un edificio de Zaha Hadid, no me importa, que no venga al final EuskoTren???, tampoco, pero no nos podemos quedar sin un proyecto puntero que consolide el sector servicios y comercial de esta comarca.

-¿Qué plantea entonces?
-El PNV se está enrocando, echando la culpa al actual Gobierno vasco, cuando ellos tienen mucho que callar. Lo que deberían hacer es tratar de negociar un acuerdo digno para Durango, que mantenga el edificio y que, además, contemple el traslado de la estación intermodal a otro sitio. ¡Después de llevar 125 años atravesados por el tren no nos vamos a pasar toda la vida con autobuses por el centro de Durango!

-Ya para finalizar, ¿qué opina de estos encuentros digitales que ha empezado a impulsar durangon.com?
-En los tiempos que corren es necesario que se convierta en algo completamente normal. Y no sólo porque la tecnología lo permite, sino porque hay que acabar con la imagen del político inaccesible, que se sitúa en otro espacio. Por ser político yo no dejo de ser Dani, el durangués, una persona más del pueblo. Me parece genial que la gente nos pueda preguntar con total naturalidad sobre cualquier tema que le interese y que nosotros podamos contestarles en el momento.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

1 Comentario

  1. txiribiton

    al menos alguien que empieza a contar las verdades sobre lo que hay detrás de Zaha Hadid y no lo que nos cuentan desde el Batzoki

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados