Friso
Friso
Friso
Friso

“La afición va y viene, pero si has sido piloto, lo eres para siempre”

ttm-motocross-clasico
Juan José, Faustino y José Luis Hernández, junto a Raúl Agirre.

motocross-clasico-ttmLa afición a las motos parece incrustarse en el ADN de quien las prueba y, aunque sea habitual abandonarlas por motivos personales, el “gusanillo” siempre está esperando la más mínima oportunidad para apretar el acelerador. Hace 8 años, el durangarra Juan José Hernández dio el paso de volver a las dos ruedas con el ánimo de competir, junto a su primo José Luis, tras décadas sin hacerlo y el resultado abruma: entre los dos acaparan siete campeonatos de España en motocross clásico desde entonces.

Ambos integran el equipo TTM (Talleres Tabira Motos) desde 2014 junto a Faustino Hernández, “guía espiritual y técnico” y padre de Juan José. Este último relata que “mi familia ha estado vinculada a la moto prácticamente toda la vida. Mi padre como mecánico en su taller y yo compitiendo de joven a nivel semiprofesional en Campeonatos de España. Pero era un deporte muy caro y decidí no seguir”.

Su primo José Luis, “participó varios años más a nivel nacional en categoría junior, con puestos interesantes en los años 80 y principios de los 90”. Con las ganas de retornar a los circuitos latentes, el detonante fue el cuarto integrante del TTM, el elorriarra Raúl Agirre.

“Raúl se había dedicado más al trial, pero compartíamos al amor por una marca clásica, Ossa, que en su día mi padre vendía en su primer taller. Cuando yo era un adolescente ya habían desaparecido, pero en el 2011 hubo una especie de resurgimiento que duró un par de años. Eso bastó para que recordáramos la marca y las ganas que correr con ella”, recuerda.

Agirre fue el primero que se animó a regresar a las parrillas de salida. “Al principio, José Luis y yo nos limitábamos a ayudarle en las carreras, pero pronto se nos contagió el ansia de participar”, añade. Sobre todo cuando, en ese 2014, el elorriarra se proclamó Campeón de España en Pre-76 (motos anteriores a 1976), una categoría que ya no existe.

Mecánico de prestigio

Para competir con garantías, “liamos a mi padre, que es un magnífico mecánico. Aunque está jubilado, tiene un gran prestigio en este mundo y le mandan motores de competición de todas partes de España para que los prepare”.

En un principio, tomaban parte en carreras regionales “sin tomárnoslo demasiado en serio”, pero los resultados empezaron a llegar. “Como teníamos un gran material y muy bien preparado, pronto comenzamos a conseguir buenos puestos y a despuntar en las pruebas”.

Así fue, hasta el punto de que en 2016 llegó el primer Campeonato de España para José Luis en categoría Pre-78, con su Ossa Phantom 250. Un título que ha repetido en las ediciones de 2018, 2020, 2021 y en 2022. Este año, además, venciendo en las siete pruebas que se han celebrado durante la temporada.

José Luis, por su parte, ha revalidado el campeonato nacional que ya logró el año pasado, en su caso con una Yamaha YZ 400 en la categoría Twinshock, tras ganar cinco de las siete pruebas disputadas.

Agirre, fiel a la Ossa Phantom 250, ha finalizado tercero en Pre-78, un puesto “de mucho mérito, ya que ha tenido más altibajos físicos y no pudo tomar la salida en la última carrera”, explica José Luis Hernández.

En busca de piezas

No cabe duda de que esta afición recuperada les ha llenado de satisfacciones y de éxitos deportivos, aunque no está exenta de dificultades. “En primer lugar, es una actividad que no es barata, aunque a nuestro nivel ya no gastamos tanto como alguien que empiece ahora y necesite material puntero para estar en los primeros puestos”, comenta.

“Pero nuestro gran hándicap es encontrar las piezas necesarias. Al tratarse de modelos antiguos, si rompemos algo es muy difícil de sustituir porque son componentes que, en muchos casos, ya no se fabrican. En esos casos, nos vemos obligados a hacerlos nosotros mismos”, lamenta el piloto del TTM. “Al final somos mitad románticos, mitad mecánicos”.

Otra cosa en común entre los participantes de motocross clásico es la experiencia acumulada. “El 100% somos expilotos en diferentes categorías. En nuestras parrillas se acumulan un montón de campeonatos de España de élite obtenidos de jóvenes. Hay gente que ha participado a gran nivel logrando títulos y que durante varios años ha estado retirada. Y luego, como nos ha pasado a nosotros, en un momento dado les ha picado el gusanillo”, describe.

Porque, según asegura Juan José, “la afición va y viene, pero permanece. Tienes épocas en las que andas más o menos, lo puedes ir dejando un poco de lado por motivos personales, pero la moto siempre está ahí. Y a nivel competitivo ocurre lo mismo, si has sido piloto, lo eres para siempre”.

Su plan para el futuro es seguir compitiendo “mientras el cuerpo y las motos aguanten (y es probable que ellas resistan más, porque están mucho mejor cuidadas)”, bromea. “No nos hemos puesto un límite, nuestra mayor motivación es pasarlo bien. Y, de paso, que la gente se acerque a conocer este deporte y lo pruebe. Cuantos más se apunten, mejor”.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados