Tres mensajes para 2.192.703 electores

Siempre resulta complicado escribir en una jornada electoral como esta; más aún teniendo en cuenta los acontecimientos que la han precedido, y si uno no quiere correr el riesgo de vivir en la inopia. Sin lugar a dudas, esta jornada electoral estaba predestinada a ser especial para los vascos y vascas que, cuatro años más tarde, podrían optar y votar a cualquier alternativa política. Sin embargo, en la última semana, algunos jovencillos se han empeñado en que también sea especial para el resto del estado.

Uno: aunque no sea perfecta…

Los campistas de la puerta del Sol, y los que les han sucedido en la plaza del teatro Arriaga u otros puntos de la geografía estatal, ponen en evidencia que existe un descontento importante con la forma de hacer las cosas. Creo, personalmente, que el origen está en la evidencia de que hay una generación a la que nos va a tocar vivir peor que la anterior, y esto no ha sucedido antes en la historia moderna.

Decía un cartel de ‘Sol’ algo así como “Si no podemos soñar, no vais a dormir”. Y razón no les falta… Si es cierto que esta generación no va a poder vivir igual o mejor que la anterior, es decir, no va a poder soñar con un futuro mejor, lo mínimo que debemos exigir a los dirigentes actuales es que no se duerman, que trabajen duro, que no descansen… o de lo contrario, que dejen paso a una nueva generación. Porque ciertamente, los acampados en “Sol” o el Arriaga, tras la reflexión y el debate encontrarán que necesitan líderes, elegidos de una forma u otra, pero harán falta dirigentes para liderar estos tiempos.


Dos: Las Diputaciones

Hoy se eligen, además de los representantes municipales, los apoderados a las Juntas Generales de los Territorios Históricos. Las Diputaciones Forales, esto que algunos en campaña han calificado despectivamente como “antiguallas”, son las instituciones más antiguas de los vascos, derivadas de los derechos históricos. En ellos se sustenta todo el entramado institucional vasco, y jurídicamente, son la principal base para defender el hecho diferencial.

Éste será un tema que en los próximos años dará lugar a muchos debates. De ahí que debamos tener a mano un par de referencias; la disposición adicional primera de la Constitución y la adicional única del Estatuto de Gernika. Los derechos históricos, forales, son la base de nuestra autonomía presente y futura. Por tanto, una razón más para desterrar ese calificativo y ser conscientes de la importancia de estas instituciones.

Tres: 2.192.703 vascos se ponen de acuerdo

Hoy, 2.192.703 ciudadanos vascos (es el número de electores de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa) estamos llamados a las urnas, a realizar un simple gesto para elegir a nuestros representantes en la cosa pública en ayuntamientos y diputaciones. No
ejercerán todos, pero sin lugar a dudas es el día del año en que más vascos y vascas nos ponemos de acuerdo para hacer algo.

Si bien nos ponemos de acuerdo para hacer ese gesto, cada uno lo haremos según nuestros valores, nuestras creencias, nuestras tendencias ideológicas… es decir, desde la diversidad relativa que un sistema de partidos permite. Los resultados serán, como siempre en este país, plurales, y volveremos mañana, lunes, a nuestros lugares de trabajo a compartir espacio con unos y otros, de uno y otro signo, para seguir construyendo país cada día, con cada gesto.

Durangon Whatsapp

Sergio Murillo es economista

Artículos: 40
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

0 Comentarios

  1. Sergio
    0
    0

    No sé si la clave es tanto cómo fluye el poder, como si fluye o no. Me explico con un ejemplo vital, del que me acuerdo mucho. P. M. Etxenike dedicó 4 años a la política, seguramente 4 de sus mejores años, y después se retiró a la vida privada, para triunfar como científico. ¿Cuántos más conoces? Los representantes públicos vienen del pueblo, y en la medida en que fluyan, el poder vendrá dado desde el pueblo y estará en manos de representantes emanados del pueblo. La legitimidad está asegurada. Y sobre la maraña institucional vasca, lo que necesitamos es menos niveles y más órganos de coordinación… desde mi punto de vista.

    Deja una Respuesta
  2. Aitor Bediaga
    0
    0

    Hola Sergio, no podría estar más de acuerdo contigo en la defensa de las diputaciones.Ahora bien, debemos ser eficientes en la tremenda estructura administrativa que actualmente tenemos. Hacia donde debe fluir el poder de decisión? Hacia arriba, hacia abajo… se debe quedar en la mitad…

    Deja una Respuesta
  3. Jokin
    0
    0

    Me reitero en mi anterior comentario.

    Deja una Respuesta
  4. Jokin
    0
    0

    Tiene Vd razón señor Murillo, una buena oportunidad para que los partidos interpreten lo que la gente pide en la calle.Una cosa que no entiendo es como un candidato a Diputado General como Pastor puede calificar de antigualla la Diputación que pretende presidir.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar