Friso
Friso
Friso
Friso

Una familia multirracial

Inmigrantes sin papeles de la Africa subsahariana conviven con los jesuitas de Durango en la residencia de la comunidad religiosa. El proyecto, que lleva cinco años en marcha con satisfacción por todas las partes, tropieza con las cada vez más exigentes condiciones impuestas por los gobiernos para conceder ayudas sociales a los extranjeros.

Este proyecto, denominado Jesuiten Etxea, ha cobrado forma jurídica de ONG y tiene como objetivo facilitar a los inmigrantes indocumentados el tiempo de residencia suficiente para poder acceder a las ayudas sociales. Antes bastaba con estar empadronado un año en la comunidad autónoma, pero ahora se precisan tres para recibir la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

Este endurecimiento de los requisitos a partir de 2012 puso en aprietos el proyecto porque hasta entonces los jóvenes residían un año en la casa de la comunidad y luego marchaban a un piso de alquiler que pagaban con sus propios medios. Desde el año pasado, tras ese primer año en Jesuiten Etxea, conviven otros doce meses en un piso de Berriz alquilado por la ONG, donde prolongan su estancia con todos los gastos pagados. Pasado ese tiempo deben independizarse y encontrar empadronamiento por su cuenta. Dentro de poco quienes ocupan ahora esa casa tendrán que dejarla.

Vida comunitaria

El presidente y el secretario de Jesuiten Etxea, Koldo Cacho y José Mari Salgado, se felicitan porque dos ya estarán casi en condiciones de obtener la RGI. A los otros dos “se les ayudará como se pueda”, si bien aseguran que no será fácil porque la ampliación del periodo de acogida en un segundo año ha consumido casi todos sus recursos. Los fondos proceden de los sueldos y pensiones de los jesuitas de la comunidad, de fundaciones privadas, del Ayuntamiento y de donativos.

Jesuiten Etxea no es un albergue. Los inmigrantes forman parte de la comunidad, que los arropa en todos los sentidos. Estudian castellano en el centro EPA, aprenden oficios con Sartu y una vez por semana reciben el apoyo de alumnos del colegio jesuita, que les facilitan acompañamiento lingüístico para practicar el idioma.

Voluntariado lingüístico

Los participantes en el proyecto lo presentaron ayer por la tarde, junto con otras iniciativas, dentro de la campaña Zero Pobrezia Durango. Unas horas antes, los inmigrantes recibieron la visita de los jóvenes del voluntariado lingüístico. Se trata de jóvenes del colegio que cursan 2º de ESO. Sus nombres: Igor Izarra, Eric Pérez, Juan Larrinaga, Mikel Soto, Iñigo Arizmendiarrieta e Imanol Irizar.

Para algunos, era la primera vez que participaban en un proyecto de estas características pero tres de ellos, Juan, Iñigo y Mikel, ya habían pasado por una residencia de ancianos de Tudela y les gustó la experiencia, por lo que decidieron probar con esta nueva causa. Imanol destaca que es un “privilegio poder ayudar a los inmigrantes” que considera que “pertenecen a una clase social marginada”. Su cometido consiste en “darles tiempo y apoyarles” para que se expresen lo más correctamente posible en castellano.

Y ya se desenvuelven bastante bien. Dos de los residentes en Jesuiten Etxea proceden de Nigeria, Bright William, de 23 años; y Osayomore, de 33. Mathurin Senghor llegó de Senegal. Explica que tiene 47 años y mujer y cinco hijos en su país. Junto a ellos convive John Okyere, de 25 años, natural de Ghana.


La dificultad de conseguir un trabajo

Confirman la impresión de Cacho y Salgado de que la convivencia es grata, y ven que la ayuda que les prestan los jesuitas es impagable. Este apoyo, según cuentan, les permite dedicar sus energías a formarse e integrarse mejor, aunque reconocen que les cuesta asimilar nuevos conocimientos, debido a que soportan mucho estrés.

Ven el futuro con pesimismo. Lamentan que sea tan difícil conseguir un contrato de trabajo, lo que les abriría la puerta a conseguir una estancia legal. Encuentra también complicado comunicarse debido a su incompleto conocimiento de la lengua, aunque muestran grandes progresos.

Otra de sus dificultades es la lejanía respecto a su familia y, relacionado con este, encontrarse aquí en una situación tan inestable que les impide enviar dinero a sus países. Sengor se duele de que sus allegados piensen que no se quiere hacer cargo de su manutención, cuando la realidad es que no dispone de medios ni para sí.

“Aquí vivimos tranquilos”

Todos ellos son cristianos, tres católicos y uno baptista. Entre los 34 extranjeros que han pasado por la comunidad en estos años ha habido varios musulmanes. Cacho, superior de la comunidad, considera un “logro” del proyecto el que enseñe a convivir a personas de distintas culturas “con respeto y aceptación mutua”.

La solidaridad es otro puntal de la convivencia. “Sus problemas son nuestros problemas, estamos al tanto de su situación continuamente y muchas veces sentimos impotencia porque son chavales muy majos y trabajadores que cada vez tienen más difícil conseguir un empleo”, señalan Salgado y Cacho.

Aunque a veces de la impresión de lo contrario, tienen al menos la suerte de ser bien acogidos entre la población. Lo atestiguan los propios subsaharianos: “Aquí podemos vivir tranquilos, en otros lugares la policía nos acosa continuamente”.

 

DURANGON. Noticias de Durango

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

0 Comentarios

  1. mp
    0
    0

    Querido Masymas

    Yo te invitaría a visitarles a los Jesuitas porque por lo que escribes se ve que no conoces lo que hacen. Seguro que te lo explican con mucho gusto.

    Deja una Respuesta
  2. mp
    0
    0

    Querido Masymas

    Yo te invitaría a visitarles a los Jesuitas porque por lo que escribes se ve que no conoces lo que hacen. Seguro que te lo explican con mucho gusto.

    Deja una Respuesta
  3. masymas
    0
    0

    pero nuestros jovenes emigran a otros sitios a trabajar no a estar un año o lo que sea metido en un sitio esperando a pasar el tiempo justo a salir y pedir una ayuda social y vivir sin trabajar que eso es lo que hacen que les mantengo el estado.si te vas a alemania y no trabajas ya te puedes venir que el estado no te mantiene como aqui.yo creo que esconder a una persona ilegal un tiempo hasta hacerla legal no es una obra social.la obra social seria ir a sus paises de origen a ayudarlos y no tendrian que venir aqui

    Deja una Respuesta
  4. masymas
    0
    0

    pero nuestros jovenes emigran a otros sitios a trabajar no a estar un año o lo que sea metido en un sitio esperando a pasar el tiempo justo a salir y pedir una ayuda social y vivir sin trabajar que eso es lo que hacen que les mantengo el estado.si te vas a alemania y no trabajas ya te puedes venir que el estado no te mantiene como aqui.yo creo que esconder a una persona ilegal un tiempo hasta hacerla legal no es una obra social.la obra social seria ir a sus paises de origen a ayudarlos y no tendrian que venir aqui

    Deja una Respuesta
  5. txema
    0
    0

    Les felicito por la obra social que están desarrollando. Así es como se debe integrar a los inmigrantes. No nos olvidemos que nuestros jóvenes ahora , por desgracia , también son inmigrantes. Tratemosles como nos gustaría que nos trataran a nosotros fuera de nuestra tierra.No lo olvidemos , en cualquier momento , nosotros también podemos estar en la misma situación.

    Deja una Respuesta
  6. txema
    0
    0

    Les felicito por la obra social que están desarrollando. Así es como se debe integrar a los inmigrantes. No nos olvidemos que nuestros jóvenes ahora , por desgracia , también son inmigrantes. Tratemosles como nos gustaría que nos trataran a nosotros fuera de nuestra tierra.No lo olvidemos , en cualquier momento , nosotros también podemos estar en la misma situación.

    Deja una Respuesta
  7. masymas
    0
    0

    Pero por que no hacen la gracia comleta y despues del tiempo en jesuitas no les pagan ellos los 400 euros de su bolsillo y terminan esa gran lavor social y no pasan el problema la los demas. Esto algun dia no muy lejano revienta

    Deja una Respuesta
  8. masymas
    0
    0

    Pero por que no hacen la gracia comleta y despues del tiempo en jesuitas no les pagan ellos los 400 euros de su bolsillo y terminan esa gran lavor social y no pasan el problema la los demas. Esto algun dia no muy lejano revienta

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar