Un siglo y medio de experiencia para mirar al futuro

 

Raquel Mintegi, integrante del consejo rector de la cooperativa San Antonio-Santa Rita, y Ana Sagastizabal, directora pedagógica, en la entrada al centro escolar.

La desamortización de Mendizabal es, con toda probabilidad, el hecho que propició la apertura en la misma calle de Durango de los colegios San Antonio y Santa Rita hace ahora 150 años. Para conmemorar la existencia de los dos primeros colegios de la villa que ahora están agrupados en un único centro, se ha organizado un extenso programa de actividades que tendrá su jornada inaugural el próximo día 22, cuando recibirán la visita del Lehendakari Iñigo Urkullu y de la Consejera de Educación, Cristina Uriarte.

La apertura de ambos colegios “debió estar propiciada por la posible pérdida de sus propiedades debido a la desamortización de Mendizabal, por lo que tanto las monjas clarisas del monasterio de San Francisco como las monjas agustinas del convento de Santa Susana decidieron en 1867 dedicarse a la enseñanza”, señala Ana Sagastizabal, la actual directora pedagógica de la cooperativa San Antonio-Santa Rita.

Ambos centros abrieron sus puertas en la primavera de ese año, y se sabe que el centro que regentaron las Clarisas se inauguró el 19 de marzo como internado femenino, mientras que las Agustinas iniciaron la actividad docente “esa misma primavera” pero optaron por un alumnado externo. Las primeras, al ser una orden de clausura, necesitaron además una bula papal para poder dedicarse a la enseñanza.

Sagastizabal recuerda que su abuela, que cursó estudios en San Antonio durante dos años con otras alumnas de la villa, de Bilbao, de Ondarroa, de Eibar y otras localidades, “estuvo interna a pesar de que era de Durango. Entraban el 1 de septiembre y no salían hasta el 31 de julio; ni en Navidades ni en Semana Santa abandonaban el centro”. Esa situación cambió en parte el año 1937, en plena Guerra Civil, cuando San Antonio mantuvo el internado pero incorporó alumnas externas.

Colegio mixto e innovador

El colegio de Santa Rita fue uno de los primeros centros que incorporó la educación mixta “porque en la década de los años 40 los alumnos y alumnas de hasta 10 años compartía aulas”, señala Sagastizabal.

La introducción de un sistema educativo sin diferenciación de sexos es solo una de las novedades aportadas por las unas monjas que, “a pesar de ser de clausura tenían visión de futuro y, además, realizaron una apuesta decidida por las mujeres”, apunta Sagastizabal. De hecho, impartieron estudios de preparación para magisterio, de secretariado en Formación Profesional y fueron las precursoras de las guarderías infantiles.

La formación educativa dotaba de una gran importancia a los idiomas al incorporar el alemán como asignatura optativa, además de tener el inglés como idioma obligatorio. En la actualidad, además de esos dos lenguajes y del euskera y el castellano en los que se desarrollan los estudios, se ha incorporado el francés como idioma optativo, con lo que son cinco las lenguas incluidas en el plan pedagógico.

Si la formación religiosa es un elemento estructural de la educación en un centro de estas características, la música ha sido otra de las constantes en la formación del alumnado. Sagastizabal subraya que “no es de extrañar que muchas de las actuales docentes de la Escuela de Música BartolomeErtzilla fuesen alumnas del colegio, ya que se impartía solfeo, iniciación musical, piano, guitarra, acordeón, coro,…. Y de fomentar esa inquietud fueron responsables las hermanas zarauztarras María Teresa y Ana María Azpiri que tenían una especial sensibilidad por la música”, apunta Sagastizabal.

Los monjas clarisas y agustinas eran mayoría en unos equipos docentes que se completaban con la contratación de profesores seglares hasta la década de los años 80. A partir de este momento las religiosas fueron perdiendo protagonismo y en  1999, tres años después de la fusión de los dos centros escolares en un único colegio, los profesores seglares crearon la actual cooperativa de enseñanza. “Éramos  40 docentes y unos 600 alumnos”, según Raquel Mintegi, integrante del consejo rector de la cooperativa.

En la actualidad, el profesorado está integrado por 56 docentes, de los que 50 son socios cooperativistas,  y el número de alumnos es de 700. Además, “casi la mitad del equipo docente que presta sus servicios en el centro está integrado por exalumnos de San Antonio y Santa Rita”, señalan Mintegi y Sagastizabal

Proyecto de futuro

Aunque los edificios que acogen las aulas siguen siendo propiedad de cada una de las órdenes religiosas, los responsables pedagógicos de San Antonio-Santa Rita mantienen un proyecto que realiza una decidida apuesta por el euskera, por la metodología innovadora, por el aprendizaje cooperativo, por la utilización de nuevas tecnologías e incluso por el trabajo en el huerto ecológico “que ha tenido una excelente acogida”, sostienen.

Una de las propuestas más reseñables del futuro inmediato pasa por ‘aparcar’ los libros de texto y “trabajar con materiales y elementos más manipulativos que pueden ser del interés del alumnado y para impulsar su experimentación”, aseguran.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar