Friso
Friso
Friso
Friso

“Por muy duro que haya sido el Dakar volvería hoy mismo”

oskarcito-dakar
Oskar Ordóñez ‘Oskarcito’.

Ya han pasado varios días desde que el zornotzarra Oskar Ordóñez ‘Oskarcito’ regresara de su participación en el Dakar, pero la fina arena del desierto todavía corre por sus venas. Junto a su compañero Ignacio Corcuera ‘Livingstone’ al volante del clásico Toyota BJ40, se ha enfrentado a doce durísimas etapas llenas de sensaciones a las que volvería a apuntarse “sin dudar”.

El copiloto de Amorebieta ya contaba con experiencia en pruebas de competición, en las que llegó a coronarse campeón de España en 2019 en la modalidad de trial extremo. Pero nada le había preparado para esta aventura, que veía desde hace muchos años “como un sueño inalcanzable”.

“Ignacio, para el que este ha sido su quinto Dakar, ya me había propuesto varias veces que fuera con él como asistente, pero nunca había tenido la oportunidad de aceptar. Este año me comentó que su copiloto no podía participar y coincidió que me había quedado en paro, así que dije que sí al momento”, recuerda.

‘Oskarcito’ y ‘Livingstone’ iniciaron así este reto en el rally más duro del mundo –dentro de la modalidad classic, que celebraba su segunda edición– con un aliado inestimable: un Toyota BJ40. “No era el coche que estaba previsto al principio, pero se ha portado como un verdadero campeón. ¡Y eso que tiene 45 años!”, destaca. “Al final hemos sido un trinomio: piloto, copiloto y vehículo. Nos ha mostrado la dureza que tiene”.

Una vez en Arabia Saudí y tras superar los últimos trámites, se dispusieron a recorrer las dunas, pero la verdadera aventura había empezado “desde que decidimos participar”, defiende el zornotzarra. “Me gusta decir que ‘todo es Dakar’, porque no hay ningún detalle al azar, va más allá de la competición. De hecho, considero que todavía no hemos acabado esta edición porque aún nos queda ir desde Bilbao a Marsella a recoger nuestro vehículo, que llegará en un par de semanas”.

Confianza y buen rollo

Del día a día, lo más complicado ha sido la falta de sueño y el asfixiante calor, “por mucho que también fuese invierno en el desierto”. Para ahondar en las dificultades “teníamos que llevar la calefacción puesta constantemente para que circulase el agua y ayudase a la refrigeración del motor”.

Todo eso en unas condiciones extremas durante unas etapas interminables y con solo 3 o 4 horas diarias para descansar, aguantando a base de bebidas energéticas, dátiles y chocolate. “Ha sido muy duro, física y psicológicamente. El Dakar te pone a prueba, pero volvería a apuntarme hoy mismo”, sentencia.

oskarcito-dakar
‘Oskarcito’, junto a su piloto, Ignacio Corcuera ‘Livingstone’.

Y es que todas las complicaciones padecidas no han eclipsado la “maravillosa experiencia” de participar en la prueba. “Nuestro objetivo era finalizar la carrera, algo que hemos logrado pero que otros muchos no han conseguido. Y a lo largo de todos estos días, nos quedamos con el recibimiento que nos daban al acabar cada etapa, el compañerismo entre los equipos, el buen trato que nos han dado o la hospitalidad de una gente excepcional, que te agradece que hayas acudido a su país”, resalta.

Ordóñez todavía no es del todo consciente del enriquecimiento personal que le ha supuesto esta experiencia y cree que tardará días en asimilarlo todo. “Aún estoy emocionado. Algo así te agota porque la tensión se suma al cansancio”, confiesa. “Pero aguantas gracias al buen rollo y a la confianza que tienes con tu compañero”.

El dromedario ‘Rodolfo’

Incluso ha tenido tiempo de hacer un nuevo amigo: un dromedario blanco de un campamento nómada, bautizado como ‘Rodolfo’, que les acompañó durante varias jornadas y se llegó a convertir en uno de los protagonistas de los resúmenes gráficos que subía a redes sociales. “Son detalles así los que te levantan el ánimo y te ayudan a superar los momentos de bajón”.

Ahora necesita reposar la mente para “asumir todo lo vivido, pero ya estoy deseando volver a repetir esta experiencia”, anhela.

Por un lado, queda la incontrolable arena que atrapa los vehículos y se cuela por cualquier hueco, el abrasador clima que mina las fuerzas, los problemas mecánicos y el vuelco sufrido, afortunadamente sin consecuencias. Por el otro, están los recuerdos marcados por la convivencia, la amistad, el encanto del lugar y sus habitantes, la buena organización y la motivación recibida para continuar. Todo es Dakar.

oskarcito-dakar

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar