Zaldibar

Es de suponer que a la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco no le quedarán ya ropas que rasgarse tras el desarrollo de los acontecimientos acaecidos en la escombrera de Zaldibar. La inacción –que cuesta pensar que solo obedezca a una pura negligencia– ante las irregularidades detectadas en la composición de las basuras depositadas en la escombrera viene de lejos, de muy lejos ya que las supuestas irregularidades que acumula la instalación de la empresa Verter Recycling, que es la empresa que explota la escombrera, se conocían desde 2015.

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia advertía hace cinco años que recibía vertidos muy peligrosos y prohibidos desde 1986. Técnicos del Gobierno vasco detectaron el pasado mes de junio que acumulaba residuos no autorizados y ocupaba más terreno del concedido, entre otras infracciones.

Ante estas evidencias la viceconsejera enfatizó que se iba a «examinar todo el expediente y la autorización con la que estaba trabajando esta empresa. Actuaremos con el máximo rigor ante cualquier sospecha». (Curiosamente se iba a actuar sobre sospechas no haciendo referencia a las evidencias). Pero una vez estallada la catástrofe que ha costado la vida de los dos trabajadores que operaban sobre ella, la viceconsejera se descuelga con unas declaraciones que son para enmarcar, toda vez que decían «que estaban valorando la posibilidad de efectuar la apertura de un expediente sancionador habida cuenta de las irregularidades que detectaron en la inspección efectuada en… ¡julio de 2019!». Siete meses, siete, para «valorar la posibilidad de efectuar la apertura de un expediente».

A partir de ahí los hechos se van sucediendo…. para mal. Incendios espontáneos en la escombrera que liberan dioxinas y furanos en concentraciones que superan 50 veces a las habituales en ese entorno procedentes de materiales cuyo vertido no estaba autorizado, declaraciones del lehendakari exculpando al Gobierno Vasco de cualquier responsabilidad en este desgraciado asunto, cuando en todo caso debe ser un juez quien dictamine semejante cuestión y la tardanza de nuestro primer mandatario –6 días– en aparecer por el lugar de los hechos.

Quedan un montón de cuestiones en el alero que harán muy largo el desarrollo de este penoso asunto. ¿Cuándo se recuperarán los cadáveres de los dos trabajadores sepultados? ¿El emplazamiento de la escombrera junto a la autopista AP-8 era legal? ¿La intención de la Diputación de construir un muro de contención mayor del anteriormente existente quiere decir que el derrumbado era insuficiente? ¿Qué hacer con los escombros que se van retirando para localizar los dos cadáveres? ¿Qué dictaminará el juez acerca de las responsabilidades de la Administración y del propietario de la explotación ? ¿La inoperancia en la acción –siete meses pensando– tuvo su origen exclusivamente en la desidia de los mandatarios y funcionarios del departamento de Medio Ambiente? Las reiteradas advertencias acerca de la inestabilidad del depósito por parte de una de las victimas, ¿cómo afectarán al proceso de investigación del siniestro?

Cada día que pasa surge una novedad. La última es que la constructora que realizó la obra no se ajustó a la declaración de impacto ambiental aprobada por Medio Ambiente. ¿Pero qué está pasando aquí, es que esta empresa tenía un trato «especial»? Visto el desarrollo de los acontecimientos, este asunto en su conjunto está tomando el aspecto de ser una auténtica ceremonia de la confusión en el que la actuación del Departamento de Medio Ambiente ha dejado mucho que desear por chapucero y oscurantista.

Las enumeradas son dudas, pero también hay certezas, como por ejemplo que la destitución de los responsables políticos del área de Medio Ambiente por parte del ejecutivo ante el calamitoso desarrollo de este asunto, sería tanto como reconocer la culpabilidad del Gobierno y ….»antes morir que perder la vida», por tanto se aplicará un espeso manto de silencio sobre el tema, esperando que con el paso del tiempo se vayan diluyendo las emociones, para finalmente encontrarnos ante un discreto retiro dorado de los mismos.

Durangon Whatsapp
Rafael Hidalgo

Rafael Hidalgo

Artículos: 25
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

6 Comentarios

  1. Avatar
    Erik
    5
    3

    La nefasta gestion del post derrumbe y la gestion mafiosa de los residuos en general, no excluye la critica total a la generacion de basura de todo tipo que estamos escondiendola en vertederos y quemandola.
    Este acontecimiento nos recuerda una vez mas, que es imbiable seguir asi. Ya hubo un gobierno (el de la diputacion de Gipuzkoa) que planteo seriamente el puerta a puerta. Y Los buenos gestores democratas y cristianos, juntos a todo el entramado mediatico y mafiosillo, que los apoyan vivieron una campaña absurda, criticando medidas eficaces contra esta lacra que es la generacion de residuos.
    En Bizkaia y concretamente en Durangaldea o nos lo planteamos muy en serio o lo que les dejemos a nuestros hijos, o durangaldea será un vertedero gigante, desde Ermua hasta Zornotza, que yo sepa al menos hay 7escombreras tapadas con medio metro de tierra y aquí no pasa nada hasta que la mierda salga de nuevo.

    Deja una Respuesta
  2. Avatar
    rober juaristi
    11
    8

    Me llama la atención la forma urgente con que se desbloqueó la autopista, y la lentitud del resto de las tareas.- Da que pensar.
    *Y habrá que dar un repaso a lo que queremos hacer con las basuras de todo tipo.

    Deja una Respuesta
  3. Avatar
    Elkano
    7
    1

    Como en todas las comparecencias del tipo que nos ocupa, dado que se realizan entre políticos y cada uno va a lo suyo,- es decir unos a afincarse en el poder y otros a asaltarlo – se acaba hablando de pájaros y flores. Si se efectuaran en base a un descargo técnico de la gestión, la cuestión sería mucho más concluyente porque la pregunta a la que los órganos técnicos del Gobierno tendría que contestar debería ser » cuales son los parámetros dentro del protocolo de control que tienen establecidos para las escombreras de residuos industriales y muestren la trazabilidad de los realizados». Pero claro, no nos caerá esa breva. En su lugar tendremos, balones fuera, centrifugación de responsabilidades, esperar que con el paso del tiempo el problema se vaya diluyendo, el socorrido «no nos consta», «no teníamos indicios» como si los indicios aparecieran solos, como la Virgen en plan milagroso, apelar al carroñerismo de la competencia política, a que la abuela fuma….

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      Evaristo
      14
      2

      Y queremos matar al último lobo de Alava porque es un depredador.
      Nosotros somos tan tontos que no necesitará que nos mate nadie, nos auto-destruiremos.

      Deja una Respuesta
  4. Avatar
    mutombo
    3
    0

    La clave de todo es como se justifica lo que comentas en el segundo párrafo. Cuando se entienda eso todo lo demás es consecuencia…

    Deja una Respuesta
  5. Avatar
    DIMISIÓN
    7
    2

    Gracias Rafael Hidalgo, como siempre brillante.
    Y mira que es raro que cometan tantas «irregularidades», cuando desde shiquetitas les inculcan unos valores que les convierten en genuinas. El muro de contención con sus rostros de cemento!!

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar