Una buena persona y un buen concejal

Han pasado ya diez años. Mucho tiempo, pero no el suficiente como para olvidar a Jesús Mari Pedrosa. Coincidí con él en el Ayuntamiento de Durango como concejal durante cuatro años. A pesar de nuestras diferencias ideológicas y políticas, Jesús Mari se ganó nuestro respeto y nuestra simpatía porque, sobre todo, era trabajador y buena persona.

Fue presidente de la comisión de Hacienda y la comisión especial de Cuentas. Preparaba las reuniones, estudiando los informes muchas veces farragosos y aburridos. Discutíamos, escuchábamos y éramos capaces de llegar a acuerdos hasta el punto de llegar uno de aquellos años a aprobar los presupuestos con el voto unánime de los veintiún concejales. Y eso era posible porque, por encima de diferencias políticas, nos unía el objetivo de mejorar nuestro municipio durante nuestros cuatro años. Hablábamos el mismo lenguaje, hablábamos “en durangués”.

Le advertíamos que  su vida corría peligro, porque se negaba a llevar escolta en Durango, en su pueblo. Y además “no soy importante”, repetía. Pero era un blanco fácil. Y así un mediodía, cuando iba hacia su casa, a la hora de siempre y por el recorrido de siempre, alguien le apuntó con el dedo, alguien le apuntó con su pistola y un tiro en la nuca acabó con su vida. Así de simple, así de terrible. Nunca olvidaré el abrazo de un concejal nacionalista en la puerta del Salón de Plenos convertido en capilla ardiente, un abrazo entre lágrimas de incredulidad, impotencia, rabia y dolor.

Siempre he pensado que teníamos con Jesús Mari una deuda pendiente. Han sido largos, demasiado largos los tiempos del silencio. Sentía la necesidad, el impuso ético de reivindicar su memoria, para que quienes no le conocieron sepan que Jesús Mari era una buena persona y un buen concejal, y para recordarle a Carmen y a sus dos hijas que siempre tendrán nuestro respeto, nuestra solidaridad y nuestro cariño.

Durangon Whatsapp

José Ramón Arrizabalaga es ex-profesor de filosofía

Artículos: 32
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

0 Comentarios

  1. queria decir
    0
    0

    en primer lugar, mi mas sincero abrazo a la familia de Pedrosa. Sumandome a lo que han dicho otros, me parece una bonita forma de homenajearle. Por poner un pero, y no precisamente al autor de esta columna, sí echo en falta más gente que haya aprovechado este espacio para solidarizarse con lo escrito. Toda aquella gente que en su día aseguró estar rota por el dolor como mínimo

    Deja una Respuesta
  2. Juan
    0
    0

    Mi recuerdo a Jesus Mari. Un abrazo a su familia. Y mi felicitacion a Arri por sus palabras.

    Deja una Respuesta
  3. M. Arratibel
    0
    0

    Yo también le conocí. Y, efectivamente, más allá de las siglas a las que representaba, su único interés era trabajar, y lo hacía y mucho, por mejorar Durango. Y este empeño y su carácter afable le facilitaban el entendimiento con unos y con otros. La noticia de su asesinato me conmovió y entristeció profundamente. Me sumo a la opinión anterior de agradecer a Arri este pequeño homenaje a su memoria y suscribo el apoyo que brinda a su mujer e hijas.

    Deja una Respuesta
  4. agradecida
    0
    0

    Jesús Mari se lo merecía. Gracias Arri

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar