Todas las vidas valen igual

En los últimos días hemos asistido, de nuevo, a la barbarie de aquellos que creen que a través de la violencia más asesina se puede conseguir algo más que no sea lo mismo.

Nos duele ver la barbarie de la violencia dentro de las fronteras en Europa. Las imágenes del sufrimiento de nuestrxs vecinxs, nos conmueven y nos llenan de horror. Recordemos que, aunque no sean noticias que ocupen espacio en nuestros medios de comunicación, cada día a lo largo y ancho del planeta millones de personas sufren las mismas pérdidas, el mismo horror. Estas, a pesar de estar en lugares lejanos son víctimas, víctimas de la misma violencia asesina. Ellxs también tienen padres y madres que les lloran, hermanos y hermanas, hijos e hijas que no volverán a abrazarles.

Muchas de ellxs deciden huir buscando la paz que les permita a ellxs y a sus hijos e hijas la oportunidad de vivir, vivir con un techo sobre sus cabezas en lugar de vivir bajo las bombas.

Como respuesta, nuestra Europa, la Europa de los pueblos, de los derechos, cierra sus puertas, elabora planes para impedir que pidan asilo. Ante el dolor y el sufrimiento decide que bombardear con más intensidad es la respuesta.

En realidad nuestrxs gobernantxs paralizados sin saber qué hacer aparentan que hacen algo. Más dolor, más sufrimiento, más víctimas, más huérfanos, más muertes.

Me pregunto ¿cambia algo? ¿De verdad nos quieren hacer creer que con más guerra, con más dolor desaparecerán los atentados? ¿Algún problema se solucionó alguna vez sin dirigirnos a la verdadera raíz? Son muchas las preguntas que están por hacer. Por ejemplo:

  • Por qué hay ciertas zonas y regiones en el planeta que “interesa” que se mantengan con una creciente inestabilidad. Curiosamente esas zonas o bien poseen minerales que codicia occidente como los diamantes o el coltán, tienen petróleo o gas, o son geoestratégicas para su transporte y distribución.
  • Por qué no se rastrea el dinero. Para comprar el armamento hace falta financiación y ésta sólo puede estar escondida en los paraísos fiscales y zonas opacas.
  • Por qué no se sigue la pista de los intercambios ilegales de materia prima como petróleo por armas.

Sabemos de dónde sale al armamento, alguien lo fabrica y sabemos quiénes son y dónde están las fábricas que lo producen, por qué no se establecen más controles.

Nadie se pregunta por qué ciudadanos y ciudadanas europeas que viven en barrios marginales ven como única salida vital colaborar con grupos armados.

No sigan haciendo ver que hacen algo. Háganlo, pero de verdad. Para que ni en Europa ni en ninguna otra parte del mundo una vida humana valga menos que los intereses económicos, para que todxs lxs habitantes de este planeta, no importa dónde hayamos nacido, podamos tener un cielo sobre nuestras cabezas en lugar de bombas.

Durangon Whatsapp

Concejala de Herriaren Eskubidea

Artículos: 9
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar