Palabras y hechos

Desde hace tiempo que venimos escuchando palabras nuevas en el discurso político, transparencia, participación, pluralidad… palabras que dan forma a un discurso que nos pueden llevar a creer que las cosas cambian o que están cambiando.

La ciudadanía tenemos que estar atentos y alerta para que toda esta terminología no nos acabe confundiendo y sepamos diferenciar las palabras de los hechos.

Nos referimos por poner un ejemplo concreto, a una de las palabras más pronunciadas: la participación que parece que todos los partidos han decidido acuñar y abanderar sus programas con ella. Luego nos encontramos con la realidad (los hechos), por ejemplo lo sucedido en el último pleno con la moción presentada por la plataforma ciudadana contra la AP-8, donde los partidos de siempre se han unido para moldear la propuesta a su conveniencia, privando así del protagonismo a esta plataforma ciudadana y fiscalizando la propuesta con el único objetivo de conseguir rédito político.

Otro ejemplo de palabra muy de moda y que llena muchas bocas es la transparencia, que está en boca de todos los partidos y que, como buenos demócratas, la llevan también religiosamente en sus programas. Luego, una vez más, en el campo de juego nos encontramos de nuevo con los hechos, y por poner otro ejemplo cercano, nos encontramos con unos presupuestos dentro del Ayuntamiento de Durango, donde las partidas de dinero son destinadas a diferentes conceptos de una forma vasta, sin especificidad, para luego hacer o deshacer al antojo del político de turno.

Se nos dice que hay que respetar la pluralidad de los resultados electorales que reflejan la pluralidad del pueblo y se termina haciendo pactos a escondidas con contrapartidas ocultas a cargo del erario público.

Se alude de manera continua a la regeneración y al cambio, y lo que realmente se hace es utilizar el marketing del lenguaje para hacer creer a la ciudadanía que estamos cambiando algo, cuando seguimos anclados en las políticas de siempre. No habrá ni cambio ni regeneración si continuamos permitiendo que se sustituyan los hechos por discursos bonitos, llenos de palabras vacías de contenido.

Debemos empezar a exigir a nuestros representantes públicos que dejen de esconder sus intereses partidistas y personales en discursos llenos de palaras biensonantes, y comiencen a comprometerse en hechos que vayan en pro de los intereses de la ciudadanía.

Durangon Whatsapp

Concejala de Herriaren Eskubidea

Artículos: 9
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

5 Comentarios

  1. anonimo
    4
    0

    Para opinar, hay que entender de lo que se habla. Algunos preferis seguir como las avestruces, y que os sigan robando y engañando.

    Deja una Respuesta
  2. La paja en ojo ajeno
    3
    1

    No sé lo que harán, pero seguro que no colocar a los amigos en el ayunta, pagando todxs de nuestros bolsillos.

    Deja una Respuesta
  3. Para feligreses
    2
    0

    Que bonito es comentar sin saber. Si leierais algo más que el «pasquín parroquial» igual os podríais enterar de que no solo trabajan quienes salen en las fotos.

    Deja una Respuesta
  4. Oskar
    0
    2

    hablar sin decir nada, palabras sobre palabras, letras sin argumentos.. seras doctora en psicología.. pero pareces una política profesional.. bla bla bla.. sin decir nada.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar