Párate y respira

En ocasiones he pensado, «qué
rápido pasa el tiempo», pero si me
paro a pensar en todas las cosas que he hecho
y los buenos momentos que he pasado, me
doy cuenta de que el tiempo no es importante
y que sí lo son, en cambio, los
momentos vividos.

Antiguamente, para que se diese un
cambio en la sociedad eran necesarias varias
generaciones. Hoy en día, los cambios
culturales, políticos,
tecnológicos etc. se dan en
cuestión de años o, incluso, en
cuestión de meses o días.

En una sociedad que evoluciona a marchas
forzadas nació hace años un
movimiento que nos llama a echar el freno y
replantearnos nuestro ritmo de vida.

‘PARATE Y RESPIRA’ es una de las
directrices del MOVIMIENTO SLOW
(movimiento lento). Este movimiento nos
invita a replantearnos nuestro ritmo de vida y
a valorar las cosas que realmente son
importantes en nuestra vida.

Dentro del movimiento slow se plantean
distintos ámbitos desde los que
desarrollar esta filosofía de vida:

  • slow food: nos plantea
    que una comida tranquila, sin televisor y en
    buena compañía es muy
    beneficiosa para nuestra salud.
  • slow cities: equilibrio
    entre modernidad y tradición. Se
    prioriza al peatón frente al
    automóvil y los comercios de barrio
    cobran importancia de la mano de productores
    locales que favorecen producción
    ecológica.

Me resulta divertido y curioso comprobar
que en una sociedad que corre como si no
hubiera un mañana, el gran secreto de
la vida pueda encontrarse en algo tan sencillo
como ser capaces de ir más lentos. Ser
capaces de saber escuchar a los
demás, disfrutar de un café en
buena compañía, mirar el
paisaje y sonreír al ver nuestras
montañas o, simplemente, meternos en
la bañera y disfrutar de un baño
relajante

Sé que hay cosas que es mas
fácil decir que hacer, pero a quien le
apetezca, y tenga un rato para poder
dedicárselo, que se pare, apague el
móvil, respire, mire alrededor y
disfrute del momento y de las personas que le
rodean sin pensar a qué hora nos toca
volver a echar a correr.

Durangon Whatsapp

Me gusta dormir pero lo que más me gusta es soñar. Hace un tiempo oí hablar del Síndrome de Peter Pan: ese niño que se negaba a crecer. Muchas veces me siento identificado con él. Estoy convencido de que si sacáramos un poco el niño que llevamos dentro nos iría mucho mejor a todos.

Artículos: 7
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar