Friso
Friso
Friso
Friso

Los pobres bancos

Les dejamos nuestro dinero para que nos lo guarden. No nos dan un ochavo por ello y no es solo eso sino que encima nos cobran por tenerlo. Ese dinero, es decir nuestro dinero, lo prestan y con él hacen lustrosos negocios y por si fuera poco, encima nos flagelan con peores servicios cada día, vendiéndonos la moto con una palabra que se ha convertido en mantra, que no es otra que la de «modernización». Naturalmente estamos hablando del sector bancario.

Antes se decía que el oficio de banquero era el más fácil del mundo porque te pagaban por el saldo de tu cuenta un 2%, lo prestaban al 4% y añadían que con ese 2% iban tirando, pero ahora esa inédita forma de entender los tantos por ciento ha quedado obsoleta porque para ponerse al día hay que reformular la cuestión de tal guisa que quedaría en «toma el banco el dinero de sus clientes con un interés negativo (ya que te cobran por ello) y lo venden con interés positivo» y con la diferencia entre esos signos de menos y más, pues van tirando también bonitamente.

Puede ocurrir –de hecho así ha sido– que los bancos cuando se ponen en plan de «pela larga» como en el pasado boom del ladrillo, luego les resulta harto difícil recuperar los dineros prestados tras el paso de un temporal duro, pero que no cunda el pánico, porque el tantas veces denostado papá Estado abre la bolsa y les regala, así por la patilla, a los pobres bancos afectados por el temporal, 68.000 millones de euros que los saca de nuestros impuestos para que –dicen– el sistema no se colapse.

Casi desde que el mundo empezó a perderse siempre ha habido alguien que tras inventar el dinero ha hecho negocio con él y así al tran tran hasta llegar al grado de sofisticación que hoy se gastan. Me pregunto si entre tantos sabios economistas que pululan por el mundo no inventarán algún sistema que nos ponga al abrigo de esta forma moderna de piratería.

Rafael Hidalgo

Artículos: 81
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,40 sobre 5)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

3 Comentarios

  1. Somos unos afortunados
    2
    8

    La banca nunca pierde. Gana a toda costa. Que afortunados somos. Aunque no tenga que ver con este tema, me sigue llamando la atencion que el IVA a gasoleo domestico siga siendo del 21% y creo si no estoy equivocado que es igual para gas domestico. Solo hay una cosa certera, morir y pagar impuestos.

    Deja una Respuesta
      1. Point taken!
        0
        0

        Ciertamente. Gracias por la correccion. Por cierto, si el sentido fuera morir y pagar impuestos como un «uno» indivisibles cabria alguna posibilidad de que fuera correcto? O por el contrario no cabe de ninguna forma otra interpretacion a un plural de libro……

        Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar