Llega la hora

Como cada año, septiembre ya está aquí. Después de uno de los veranos más extraños de nuestras vidas, al menos de la mayoría, estamos en el inicio de un nuevo curso. Es el mes en el que todo comienza de nuevo. Pero esta vez, nos toca hacerlo de manera diferente, pues así lo obligan las circunstancias. Nunca, en los últimos años, se ha presentado el futuro tan incierto. Ni siquiera el inmediato. Nadie sabe lo que mañana ocurrirá y es, precisamente, esa incertidumbre la que tantos dolores de cabeza nos está dando.

Empresas, colegios e instituciones. La clase trabajadora y empresarial,  estudiantes y profesorado y también la clase política. Todo el mundo con la obligación de tomar decisiones, vivir y tirar para adelante con la amenaza de dar pasos siendo conscientes de que el suelo que pisamos es menos firme que nunca. Pero no queda otra. No existe la posibilidad de no vivir. No podemos estar en un encierro permanente, a resguardo, esperando a que la tormenta amaine. Es probable que en unos meses, largos seguramente, la crisis de la COVID sea historia, pero todo hace indicar que esta no es más que una clara señal de que en los próximos años habremos de hacer frente a crisis de similares características.

En semejantes circunstancias para las que nadie estaba preparado, a pesar de los muchos avisos que nos llegaban, existen varias opciones y está en nuestras manos decidir qué hacer. Al menos, en manos de quienes tenemos la capacidad de decisión. Podemos adoptar una posición individualista y preocuparnos solamente por nuestra vida y circunstancias en una carrera hacia delante, en un sálvese quien pueda que deje de lado a miles de personas. O podemos decidir hacer exactamente lo contrario. Que cada cual ponga todo de su parte para ayudar al prójimo, para cuidarnos mutuamente, echar una mano a quien menos tiene y tratar así de salir adelante toda la sociedad unida. La colaboración y cooperación son más necesarias que nunca.

En mi humilde opinión, no es momento de quejas banales y superficiales. Es hora de pelear por lo importante, de ser consciente de que cientos o miles de personas tienen dificultades inimaginables para llegar a fin de mes, para proveer de educación y cuidados a familiares, para hacer que sus pequeños negocios sobrevivan o para simplemente vivir, porque nada tienen.

Del mismo modo, las instituciones tienen que dedicarse a establecer entornos seguros, proveer de recursos allí donde más falta hacen y redistribuir los beneficios para que nadie, de verdad, quede atrás. Porque, de lo contrario, habrá sido un fracaso y no nos podemos permitir el lujo de fracasar como sociedad. Acordémonos del confinamiento, cuando se escuchaban miles de voces que afirmaban que íbamos a salir mejores de esta. No hagamos que aquellas palabras caigan en vaso roto. Unámonos y hagamos, de una vez por todas, de este planeta y de su pequeño rincón que nos ha tocado habitar, un lugar mejor para vivir. O no tan malo, al menos. Hay más de lo que creemos en nuestras manos.

Durangon Whatsapp
Mikel Uriguena

Mikel Uriguena es concejal de Herriaren Eskubidea-Ahal Dugu Podemos-Independienteak

Artículos: 3
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 3,67 sobre 5)
Cargando...

5 Comentarios

  1. Avatar
    Que sea leve la travesía
    5
    3

    2023 amigos y amigas escocidas, 2023 es la fecha. Hasta entonces pomadita y almagato para la acidez y el ardor.
    Con esos argumentos, nuestra
    particular Ayuso mancomunada, flores Gran Duquesas enamoradas del coletas durangues, el enterao de la bici, y el largo listado de ofendiditos que no han superado aún las celebraciones, esto va a ser un descojone.
    A mí casi me habéis convencido.
    Super original sólo permitido a mentes privilegiadas lo de el usuario con el nombre al revés del firmante de la columna de opinión.

    Deja una Respuesta
  2. Avatar
    Lekim Aneuganoiru
    14
    3

    Le ruego señor concejal que desde el ayuntamiento se nos envíe un triptico con indicaciones sobre los temas de los que sí esta permitido quejarse sin ofender a sus señorías. ¿ Podrá uno quejarse de las 5 torres, de las pensiones, de la dispersion de los presos, de lo caro de las viviendas, del mal olor de la papelera? Especifiquen por favor, queremos ser buenos ciudadanos.

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      Mikel Uriguena (no Urionaguena)
      3
      0

      Brutal. Pero es Lekim Aneugiru. Y te puedes quejar de lo que quieras. Eso sí, algunas quejas seguirán pareciéndome banales y superficiales, una cosa no quita la otra. Por aclarar, me refería a temas relacionados con la COVID. Quizás no me he expresado bien.

      Deja una Respuesta
  3. Avatar
    Para Kardo Borrikero
    13
    7

    Los troles del pueblo ya se han escapau, riau riau.
    Los troles del pueblo ya se han escapau, riau riau.
    Y ha dicho la alcalde que no salga nadie, que no anden con bromas que es muy mal ganau,
    Riau, riau

    Deja una Respuesta
  4. Avatar
    Rosa de Luxemburgo
    8
    17

    Muchos de los cerca de 30.000 fallecidos en nuestro país si conocieron veranos mucho más jodidos y los vivieron con disciplina y coraje.
    Guerra, hambre, represión, exilio, dictadura, emigración, enfermedades y todo tipo de calamidades y miserias pero si es cierto que lo hicieron con coraje y disciplina.
    Los discursos buenistas en la situación muy delicada en la que nos estamos situando en España, Madrid Catalunya, Euskadi (en especial Bizkaia) se desinflan como un globo que se le ha escapado a un niño, entre llantos.
    Una pandemia como una guerra requiere que toda la sociedad actúe en una sola dirección, mitigar sus efectos hasta poder erradicarla.
    Aquí no hay otras opciones que ser disciplinados y actuar conforme a las recomendaciones y normativas cosa que no se está haciendo.
    El interés telemático de la alcaldesa no sirve de nada como no sirvieron las 4.500 mascarillas de las que sigue hablando, el encantador de serpientes
    Se Ríos y por cierto no contesta de donde las sacó tan pronto.
    Es tan difícil diseñar un plan municipal para esta pandemia que incluya medidas de autoprotección un poco más en consonancia que el «Kulturaz blai o blei como se refería tu líder Julián, tan cercano a la cultura como ajeno y distante del euskera»
    Inversión en acondicionar todo lo Municipal, no esperar a que lo hagan los demás, actuación tajante de la policía si es que todavía existe, aforos, calles de poteo petadas.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar