Fecha y memoria

Que no se malinterprete, pero uno queda hastiado de tanto bombardeo durante estas últimas semanas. Si de verdad tuviera consecuencias inmediatas…

Sin centrarnos exclusivamente en la información, que por desgracia a menudo nos llega sobre maltrato y violencia de género, estamos quienes vivimos día a día una actividad con escaso eco y que nos recuerda constantemente aquello por y para lo que estamos trabajando.

Llega la hora de la reivindicación revestida de modernidad con muchas declaraciones de intenciones, bastantes gestos y pocas acciones. De gestas mejor no hablar.

En la familia de la que procedo he conocido bien las miserias que han tenido que soportar las mujeres de mi misma sangre y tal vez surgiera de ahí mi compromiso a largo plazo en algún ámbito de los que conozco y domino.

Es lamentable escuchar que hay gentes que ni tan siquiera se suman a una triste manifestación de las de hoy en día, controlada por delante y por detrás por aparatos policiales, alegando que los actos de un 8 de marzo están politizados.

No olvidaré reseñar nuevos conceptos que la perversión del lenguaje ha transformado en expresiones tan abominables como feminismo supremacista o feminismo liberal.

El colmo, cuando feminismo es simple y llanamente la defensa y el trabajo por una igualdad de todas las personas, la lucha por la que todo ser humano sea respetable y tenga respeto, independientemente de que se vista pantalones, falda o sotana.

Un poco más al fondo observamos el llamamiento descafeinado y desvirtuado de quienes acostumbran a convocar seminarios, congresos y reuniones pero cuyas conclusiones nunca acaban de cuajar en acciones cuando no rigurosas, al menos palpables.

Así que, por fin, hay un conjunto de personas con ideas y metas nítidas que te recuerdan que el 8 de marzo no se celebra nada por lo que haya que bailar, cantar o brindar con champán, sino que se conmemora el asesinato de un grupo de mujeres en una fábrica de Chicago durante la época de las fotografías en blanco y negro. Sí, precisamente a ésa a la que nos quieren volver a llevar algunos elementos exaltados que no se cansan de tergiversar, en tanto que lo realmente importante es hacer memoria de los logros que obtuvieron aquellas valientes. Para folklore ya tenemos el txistu y el tamboril y eso no toca ahora.

Durangon Whatsapp

Herritar aktiboa.

Artículos: 172
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

2 Comentarios

  1. Agus Ruiz Larringan
    1
    0

    Estimado(a)s lectore(a)s, debo realizar un par de puntualizaciones a esta publicación mía con algunas fechas de retraso:
    *El suceso citado sucedió en New York, no en Chicago y murieron también 23 hombres.
    *No soy quien para indicar a las mujeres cómo deben de celebrar el 8 de marzo. Que lo hagan como consideren. Que lo celebren cantando, bailando y con champán es una apreciación subjetiva. Yo no lo haría.
    Hoy sigue siendo 8 de marzo. Un abrazo.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar