ET en la tierra el 8 de marzo

La hermana mayor del extraterrestre ET, feminista ella, ha visitado últimamente Euskadi para un trabajo sobre la situación de las mujeres de la tierra.
Entre otros detalles, le resultó sorprendente a la salida de los colegios públicos la policromía de atuendos y formas de vestir de las mujeres, la mayoría a la moda europea, una minoría a la manera árabe, con las variantes del Africa subsahariana por parte de las mujeres morenas, pero el todo debidamente armonizado, con una sensación de unidad y buen rollo entre todas las mamás, y no digamos entre los niños autóctonos y los inmigrantes.
La señorita ET se dio también una vuelta por las calles al atardecer. Aquí ya la armonía se rompía ligeramente, las africanas iban con las africanas, las musulmanas se cerraban entre ellas, y para más detalle, la música de fondo reflejaba idiomas variados en las que sonaba el chino, muy minoritario, diversas lenguas tribales africanas, idiomas árabes del norte de Africa, y otras de Europa oriental, como el rumano o el polaco. Naturalmente, predominaba el euskera, en segundo término el castellano, este con variados acentos de la Europa castellano parlante y de la América del Sur. Y también se oía algo de portugués de ambos lados del Atlántico.
Vamos, como un mosaico musical que podría resultar melodioso si todos estos idiomas llevasen un tono de cordialidad, de respeto mutuo, de renunciar a todo afán de ser más de lo que a cada idioma le pertenece en el País que visitaba la señorita ET.
La señorita ET visitó con especial atención Euskadi el día 8 de marzo, deseosa de medir la fuerza y la unidad de las mujeres de Euskadi en la defensa y reivindicación de sus derechos.
Había proclamas en las paredes, sobre todo en euskera, había concentraciones silenciosas o desfiles con gritos y banderas. Todo lo que suele figurar en un Día reivindicativo.
Pero a la señorita ET le chocó que las mujeres musulmanas estaban ausentes de aquel día de la Mujer, sentadas en los parques haciendo piña entre ellas. Por su parte, las rumanas celebraban el Día de la Mujer pero no se sumaban a las actividades de los demás grupos. También las africanas subsaharianas estaban  ausentes de toda celebración.
La señorita ET, a la vista de todo esto, no pudo reprimir su suspiro clásico y su nostalgia, y musitó entre dientes: !Mi casaaa!». Al parecer, las mujeres de nuestra galaxia han alcanzado en todos los planetas el respeto y la consideración que se les debe, y el Día de la Mujer ya no tiene sentido entre ellas, mientras que en el planeta tierra estamos muy lejos de ese final feliz. Por esa misma razón, los trabajadores terrestres, sometidos todavía a condiciones de trabajo y de vida injustas, siguen celebrando el Día Primero de Mayo, que hace mucho tiempo que ha desaparecido como fiesta en el resto de nuestra galaxia.
Pero la señorita ET comprendió que las distintas culturas presentes en aquel país de la tierra reflejan un momento diferente en su evolución y en el rol que se atribuye a la mujer en cada una de ellas. A pesar de todo, aun comprendiendo lo que hay que comprender, la señorita ET pidió a sus dioses extraterrestres que aceleren el día en que todas las mujeres de todos los países y de todas las culturas se unan y alcancen el puesto que les pertenece en una sociedad debidamente civilizada.

Durangon Whatsapp
Honorio Cadarso

Honorio Cadarso es periodista

Artículos: 363
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 3,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar