Friso
Friso
Friso
Friso

El santo Job y el papel

Estos días pasados que ha hecho calor hasta en la cornisa cantábrica, permítanme refrescarles la memoria que habrá quedado un tanto resentida. Job era un rico ganadero que se convirtió en un personaje bíblico a fuerza de llevar con auténtico estoicismo las duras pruebas a las que le sometió Satán, que tenía el permiso de Dios para realizarlas.

Pretendía Satán que la veneración que Job profesaba a Dios era como consecuencia de las dádivas con las que este último le había regalado y que para demostrar que así era puso a prueba su fe a través de experiencias tan duras como la muerte de sus hijos, el repudio de su mujer, la muerte de todo su ganado, su ruina económica, etc.

Job superó todas esas desgracias sin un mal gesto, demostrando así su fidelidad a Dios, lo que le llevó a los altares (supongo que ante la desesperación de Satán), quedando para la historia de la religión como el santo Job, símbolo de la fe y de la paciencia, de tal suerte que la expresión «tienes más paciencia que Job» ha quedado así para los restos. Sin embargo, ese alto nivel de paciencia no es nada comparado con la que tiene el sufrido papel del que se dice–con razón– que lo aguanta todo.

Los gobiernos todos, nacionales, autonómicos y locales, por lo menos los que me pillan de cerca o sea en España, ante el problema de salud causado por el coronavirus han emitido (con escasa profundidad y tarde) negro sobre blanco papel, multitud de normas de obligado cumplimiento, pero… ¡ay !, una cosa es decretar algo y otra es que se cumpla lo decretado, cuestión que pone a prueba la paciencia del papel en el que el decreto ha sido impreso. Esta disociación entre lo que se dicta y lo que finalmente se realiza me recuerda a la cuestión de las chimeneas ya que suele resultar mucho más fácil hacerlas que ponerlas en pie.

En resumen, comparar la paciencia de Job con el papel no dura un asalto. Vencedor por KO técnico el papel sin ningún género de duda.

Por poner un ejemplo tonto. El Gobierno Vasco decreta el cierre de los límites del país salvo para aquellas personas que demuestren de manera fehaciente que tienen motivos para hacerlo. Pues bien, llega el 30 de octubre, víspera de un puente de tres ojos y la autovía A-8 se llena de vehículos que se dirigen desde Bizkaia a la vecina Cantabria, donde muchos vascos tienen fijada una segunda residencia. Colas de vehículos de hasta 7 km. que pueden estar ocupados por más de 3.000 de ellos en un momento dado, resultando que las  personas que los conducen tienen una coartada sólida para abandonar la provincia y así todo el día. La ertzaintza desbordada tiene que aligerar esa presión dando paso a un montón de vehículos sin que medie control alguno.

¿Qué está pasando? Este ejemplo es solo uno de los que podría haber señalado, porque me he dejado en el teclado lo que está ocurriendo con gimnasios, parques, bares, restaurantes, terrazas, discotecas, botellones, playas, paseos, reuniones (hasta los ministros acuden a saraos como el que organizó J.J. Ramírez en Madrid), txokos, colegios, universidades, medios de transporte… sin que las autoridades, una vez (muchas) por falta de ganas, otras por falta de visión y otras por falta de medios y finalmente por su afán de no perder posibles votos, hace que el papel en el que está impreso en sucesivos decretos no valga absolutamente para nada, o en todo caso para poco, salvo para descargo de la conciencia de los gobernantes que al decretar ya han hecho la chimenea, su chimenea de descargo.

Y estas cosas –y más– ocurren por unas carencias preocupantes en materia de civismo en una buena parte de la ciudadanía. Entre negacionistas, antisistemas, indisciplinados per se, cortos de entendederas, egoístas e insolidarios a la voz de que «a mí no me manda nadie», componen una nutrida fauna que hará que el problema del coronavirus tenga una muy difícil solución.

Visto lo visto y expuesto lo expuesto ¿no coinciden conmigo en que Job en el que se refiere a paciencia era, comparado con el papel, un simple aficionado?

Durangon Whatsapp
Rafael Hidalgo

Rafael Hidalgo

Artículos: 48
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,50 sobre 5)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

4 Comentarios

  1. Avatar
    Elkano
    1
    3

    Esta sección es de un pintoresco subido. Si se habla de, por ejemplo, de la cantidad de papeleras que hay en Ezkurdi, surge un aluvión de variopintos comentarios teñidos muchos de ellos en función de a que partido político voten, pero si se habla de temas de interés general, los lectores pasas de ellos como de la m… ¿por qué sera?.

    Deja una Respuesta
  2. Avatar
    Evaristo
    5
    3

    Yo es la parte contratante de la segunda parte. La parte contratante de la primera parte dice que no usa la mascarilla, que va en el bus y habla alto 😂😂😂 sin importar que vaya con 3 o 43 viajeros, etc.
    ¿Qué hemos hecho tú y Yo para merecer esto?

    Deja una Respuesta
  3. Avatar
    Evaristo
    7
    6

    ¿Realmente existió Job? No deberías leer cuentos. La Biblia es como «Las mil y una noches». Por lo demás, son buenas tus observaciones. Aquí manda la ley del EGO: Primero yo, luego yo, después yo y al final del todo yo. Siempre yo y lo mío.
    Nos han educado así. No tendría que resultarnos ni doloroso ni extraño que nos confinen cuando desde arriba siempre se ha fomentado el individualismo. La situación es contradictoria aunque prevalece el YO.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar