¿Dónde están las mujeres?

Así titulaba una noticia un periódico español no hace mucho tiempo.

Las mujeres están hoy en las universidades, están en los medios de comunicación, están en los parlamentos, los ayuntamientos y las asociaciones de barrio. Las mujeres están en las empresas, en muchos consejos de dirección, en los sindicatos. Las mujeres están en casa y en la calle. Están donde siempre estuvieron y donde nunca han estado. Y están porque ellas mismas lo han peleado.

Mujeres como María, el 29 de septiembre de 2018, día de San Migel, estaban en la plaza de Iurreta, como miembros del primer grupo de dantzaris compuesto por hombres y mujeres que bailaban en la anteiglesia el dantzari-dantza. Mujeres jóvenes que seguramente recogen el testigo de tanto trabajo realizado por sus madres, abuelas, bisabuelas. María, igual que sus compañeras, tenía un gesto de satisfacción, orgullo. Honor. Fue la primera mujer que ha levantado un grupo de dantzaris de Iurreta, a modo de txotxongilo, en el día de San Migel.

El simbolismo del momento fue espectacular; aunque, en realidad, la mayoría de las personas que disfrutábamos del momento mirábamos los pasos como si fuera otro año cualquiera. El dantzari-dantza es, de hecho, la alegoría perfecta de una simbiosis entre tradición y fiesta. Desconozco sus orígenes y su significado, pero es evidente que forma parte de un ritual de gran arraigo e importancia y que se celebra en ese espacio público tradicionalmente tan masculino y masculinizado. Los tres símbolos de la vida pública (poder eclesial, poder político y «poder social») centran sus miradas en el dantzari dantza de varios pueblos y barrios de Durangaldea. Bajo la iglesia, con la presencia de alcaldes y concejales, junto al donienatxa. En la plaza.

Y un 29 de septiembre de 2018 esa coreografía que algunos textos públicos catalogan como «viril» cambió de protagonistas.  Se repitieron las melodías y los pasos. Pero hubo un hecho histórico. Y no habrá vuelta atrás en muchos años, seguro. Representa, en mi opinión, el paradigma de la cesión de poder y privilegios de los hombres que estamos viviendo a cuentagotas en muchas partes del mundo, y en muchos ámbitos de la vida, también de la vida pública. Y sí, he de reconocer, que yo también habré sentido miedo. Mi voz, mi lugar, mi identidad en este mundo y el de millones de hombres están siendo replanteados.

Iurreta es, pues, el ejemplo de todo esto, pero sirve para todos los pueblos y ciudades. Por eso, en una conversación de whatsapp a tres bandas, me sentía triste y decepcionado porque algunos medios de comunicación no hubieran destacado nada. Pensé, incluso, que esta «noticia» podría vendérsela antes a un periódico sueco que a un periódico vasco. Y así fue, más o menos. ¿Por qué no había venido EiTB? ¿Por qué nadie habla de un avance como la copa de un pino? Como aquel que dijo, » es la economía, estúpido»… yo pienso, «es el marco de la noticia, estúpido». Y el marco, creo, no debe ser meramente descriptivo; debe ser mucho más.

¿Cuántas mujeres habrán cuestionado esta tradición y no han recibido una respuesta convincente? ¿Cuántas mujeres habrán luchado para poder participar en igualdad de condiciones, con los mismos roles, con las mismas responsabilidades, en el espacio público? No es casualidad que el honor de ser dantzaris correspondiera a los hombres. Ese tipo de honor sobre el que, pronto, será  momento de empezar a debatir.

¿Dónde están las mujeres, pues? Tras, al menos 200 años, las chicas estaban bailando por primera vez en la plaza junto a los chicos.

Después de cientos de años, los espacios vetados a todo lo que no fuera hombre, viril, se abren a la participación de las mujeres y de otras formas de estar en este mundo diferentes. Cuando esto se consolide, espero que pronto, será el momento de preguntarnos si queremos que la aportación de las mujeres sea cuantitativa, principalmente, o si queremos cambiar esos espacios pensados por y para los hombres viriles. Si queremos que las dantzaris se vistan de hombres para poder ser el txotxongilo, si los zezenak dira deben ser el principal gasto de los San Faustos o si deben ser los futbolistas las personas con más dinero y prestigio de este mundo.

Eskerrik asko, por cierto, a toda la gente que he conocido o he vuelto a ver durante este año, barrio a barrio, pueblo a pueblo, viendo el dantzari-dantza después de la pertinente misa. Allá vamos, Ekhi y yo, de Bakixa a la plaza de San Migel, pasando por Amatza, Oromino, Garai, Berriz… con el móvil haciendo de cámara, intentando encuadrar una coreografía que podría contarnos mucho de lo que hemos sido, somos y seremos. Eskerrik asko a Ekhi por haberme despertado la curiosidad por algo que sentía ajeno. Y eskerrik asko y animo a todos los dantzaris del pasado, del presente y del futuro.

 

Durangon Whatsapp
Julen Orbegozo

Julen Orbegozo kazetaria da

Artículos: 146
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

4 Comentarios

  1. Avatar
    Ezpatadantzaria
    3
    3

    Zalantza barik egun historikoa izan zan 2018ko San Migel eguna, bai. Gogotsu itxaroten gendun Iurretako ezpatadantzarien artean be neskak ikustea. Denbora montua baino ez zan. MerinaldekomEzpatadantzari egunean, bai Izurtzan 2016an, bai Iurretako plazan bertan iaz, andrazkoak egon ziren plazan dantzan.
    Hainbeste gizonezkoren artean «igoal» ez zenduzan ikusiko, edo «igoal» ez zan «un avance como la copa de un pino» izango, baina eskualdeko kazetari batek borobil esandakoa dekot akorduan: «Natural egin dabe, natural ikusi doguz». Sarritan, aldaketak holantxik datozelako, natural. Eta holan behar dabelako, «forzatu» barik (ez esfortzu barik).
    Horregatik, besteak beste, harritu nau hainbeste zure artikuluak: «¿Dónde están las mujeres?», ba, euren alboan borrokan dabizenakaz hausnarketan («será momento de empezar a debatir»? norentzat? zorionez, baten batzuk, eta ez dira gitxi, aspaldi hasita dauz zeregin horretan, hau ez da atzo goizeko kontua…). Eta hausnarketan ez eze, ensaioan eta plazan dantzan be badabiz; 2015etik (gitxienez) abarketak eta txapel gorria aldean (ez gizon jantzita, dantzari jantzita baino), beste urte askotan jarraitzeko asmoagaz.

    Zoridxonak Idxorretako ezpatadantzaridxeri.

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      Julen
      6
      1

      Eskerrik asko komentarioagatik, «ezpatadantzaria».

      «Será momento de empezar a debatir» hori ez dadila zentzu txarrean hartu, arren. Noski, «hau ez da atzoko kontua» esaten duzun moduan. Nire burutik ez litzateke pasatuko kontrakoa esatea. Hausnarketa eta praktikaren emaitzak aspaldi hasi ziren ikusten, eta nik uste hau beste emaitza on bat dela. Baina inoren lana gutxietsi gabe. Hau ez dut, gainera, inorentzako hausnarketa orokor gisa planteatu.

      Nire iritzia da, besterik ez; nahi baduzu, etorri berriaren iritzi bat. Pribilejioez gozatu duen pertsona batetik datorren iritzia. Ikasten jarraitu nahi duena. Eta, inondik inora, inoren lana gutxietsi nahi ez duena. Baina, ez nuke nahi ikusten eta sentitzen dudana isilarazi . Ekarpena baino oztopo gisa hartzen bada, neure ikuspuntua berplanteatu beharko nuke, ordea.

      Mugimendu feministei merezi duten begirune guztia eskaini beharko nieke, hori bai, eta agian hori ez da egoki islatu. Eta begirunea erakusteko modurik onena ikasten jarraitzea da. Horregatik eskertzen dizut komentarioa. Ikasten jarraitzea, bai, eta borrokan (hausnarketan eta praktikan) zabiltzaten emakumeen ondoan egotea.

      2015ean ez nituen ikusi, 2016an ere ez. Baina hala ere, azaltzen dudan moduan, ez zait data hain garrantzitsua iruditzen. 2018an konturatu naiz ni egoeraz. Orain eman dit arreta, eta lehen pertsonan idatzi dut artikulua. Ez dut mugimendu feministaren ikuspuntutik idatzi. Badinotzut, pribilejioez gozatu duen eta gozatzen duen baten ikuspuntutik idatzi dut. Behintzat, balio beza nire modukoak izan daitezkeen batzuek kontu hau nola bizi dugun ikusteko.

      Ez da inoren hausnarketa bideratzeko artikulua; ezta ere inori ezer leporatzeko; ezta inori ideiak emateko ere, inondik ere. Hala ulertu bada, sentitzen dut.

      Eskerrik asko!

      Deja una Respuesta
  2. Avatar
    dantzazale
    1
    1

    Aupa Julen, nire aldetik be emon eskerrak Ekhiri dantzarako jakinmin hori sortu deutsulako, ze, egia esan, zure lerroak leidu ostean, pentsetan dot dantza arloan emon diren pauso eta urratseko kapituloren batzuk galdu dozuzela. Edozelan be, inoiz ez da berandu

    Deja una Respuesta
  3. Avatar
    Evaristo
    2
    1

    A la EITB nunca le ha interesado Iurreta ni cuando tenía sus instalaciones a 1 km del casco urbano, así que como para esperar algo de cualquier otro medio.
    Aquí sólo cuentan para algo las chicas del Athletic y fuera de ello, por «mero» interés político.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar