De energías y otras historias

Existe un mundo visible y otro mundo invisible. Para colocar objetos en una casa necesitamos habitaciones que los contengan. El aire y el vacío están ocultos a la vista. Para que podamos ver aquello en lo que nos fijamos tiene que haber un espacio que lo posibilite. Normalmente, percibimos lo visible y nos pasa desapercibido lo invisible. Eso que aparece velado es lo que en física se denomina el ???campo???. El ???campo??? es una ???región de influencia???, es decir, un ???terreno??? que facilita una acción. La energía lo genera y, a su vez, se mueve dentro de él.

Cada célula del organismo posee un pequeño campo electromagnético, al igual que cada tejido u órgano. La suma de todos los campos celulares forma un entramado energético completo denominado biocampo. La información que contiene puede ser leída y descodificada.

La medicina convencional lo hace a través de electroencefalogramas, electrocardiogramas, resonancias magnéticas, etc. A nadie le resultan ajenos estos procedimientos y sistemas de medición. Incluso suelen ser tema de conversaciones corrientes aunque se desconozca cómo funcionan exactamente.

Pues bien, lo que se considera válido y útil para la medicina convencional es puesto en duda en las medicinas alternativas, a las que se les tiende a aplicar otro rasero. Todavía hay quien se sorprende de que se puedan detectar el flujo energético y medir los meridianos de acupuntura de la milenaria Medicina Tradicional China o  los chakras  relacionados con las glándulas endocrinas de la Medicina Ayurvédica, e incluso el aura, que aunque suena a algo esotérico no es nada más que nuestro campo electromagnético/energético personal. La Tierra tiene también su propio campo magnético.

Poco a poco, la ciencia va validando los principios ancestrales en que se apoyan las medicinas alternativas. Diversos estudios de prestigiosas universidades están demostrando, por ejemplo, cómo nuestra forma de pensar y sentir influye en nuestra salud o cómo la beneficiosa influencia de los mantras, la oración o la meditación repercuten en el bienestar.

La explicación es que producen campos de ???influencia positiva???. De modo que este fenómeno, no sólo existe, sino que se puede generar. Se trata de una ???prueba científica??? que avala la eficacia de la medicina integradora y holística.

En cualquier caso, la principal demostración de que las terapias energéticas, como la homeopatía, la acupuntura, la biorresonancia, etc., funcionan es que son demandadas por un cada vez más creciente sector de la población. Muchas personas han optado por tomar el control de su propia salud o rehúsan supeditarse a los fármacos y sus efectos secundarios, y pueden observar los saludables resultados de estas terapias en sus vidas.

Durangon Whatsapp

Homeópata y naturópata

Artículos: 12
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

0 Comentarios

  1. nere
    0
    0

    La suerte es que en este momento podemos acceder a las terapias energéticas, las cuales hasta hace poco tiempo eran desconocidas para la mayoría, y ahora tenemos esta posibilidad de elección evitando los efectos secundarios de los fármacos.

    Deja una Respuesta
  2. nere
    0
    0

    La suerte es que en este momento podemos acceder a las terapias energéticas, las cuales hasta hace poco tiempo eran desconocidas para la mayoría, y ahora tenemos esta posibilidad de elección evitando los efectos secundarios de los fármacos.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar