Día Internacional del Voluntariado

Hoy es un gran día. Hoy es el
Día Internacional del Voluntariado.

Somos muchas las personas que sabemos
lo que se siente al dar algo a los
demás sin pensar en recibir nada a
cambio.  Somos muchas las personas
que disfrutamos haciendo felices a los
demás o trabajando por un mundo
mejor.

Pero me parece importante contar un
secreto y lanzar una reflexión a quien
la quiera oír.

El secreto es que en esta vida todos/as o
casi todas/os, en algún momento de
nuestra vida, somos personas voluntarias,
aunque no seamos conscientes. ¿O es
que acaso una madre o un padre tienen,
cuidan y quieren a sus hijas e hijos pensando
en un futuro beneficio económico?
¿Nuestros amigos y amigas los
buscamos pensando en que vamos a conseguir
algo de ellos y ellas? Estoy convencido de que
no.

La reflexión es que en este mundo
en el que se nos intenta vender la idea de que
quien más tiene es mejor, no siempre
el que más tiene es el más
feliz. De hecho, los mejores momentos de la
vida los vivimos sin pensar en el dinero.
Está claro que el dinero ayuda, pero
cuando pensamos en clave económica
normalmente surgen las desconfianzas y
enfados. En cambio, cuando vivimos en clave
de solidaridad, amistad o voluntariado,
solemos encontrar las soluciones a los
problemas con más facilidad, o por lo
menos así lo siento yo.

Ahora que se acercan las navidades, nos
volvemos locos y locas buscando ese regalo
perfecto y pensamos que cuanto más
nos gastemos el regalo será mejor.
Pero seguramente no nos damos cuenta que un
rato en buena compañía puede
ser el mejor regalo, y eso está al
alcance de todo el mundo.

En vez de regalar un juego, regalemos una
hora jugando. En vez de regalar un disco,
cantemos juntos. En vez de regalar cosas
materiales, regalemos un poco de nuestro
tiempo.

Me alegra decir, que yo vivo mi vida en
clave de voluntariado y por ello intento poner
a las personas por encima del dinero.
También es cierto que tengo la suerte
de formar parte de una asociación,
GEU BE, en la que todas las personas que
participamos, ya sean jóvenes,
familiares, monitores/as, o personas externas
que colaboran. Ponemos en valor a las
personas por encima de todo lo demás
y así cuando nos encontramos con un
problema, estamos listos y listas para arrimar
el hombro y solucionarlo rápidamente.

Para terminar, ¡cómo no!,
tengo que dar las gracias especialmente a unas
personas muy especiales para mi, las
voluntarias y voluntarios de GeU BE, a quienes
pasaron, a quienes están y a quienes
vendrán. Con su entusiasmo e
ilusión, contribuyen a que el
pequeño gran sueño que es GEU
BE salga adelante, ya que representan el
relevo generacional, nos ayudan a renovar las
ilusiones y, especialmente ,nos ayudan a
seguir soñando.

En mi nombre y en el de GEU BE
muchísimas gracias

Durangon Whatsapp

Me gusta dormir pero lo que más me gusta es soñar. Hace un tiempo oí hablar del Síndrome de Peter Pan: ese niño que se negaba a crecer. Muchas veces me siento identificado con él. Estoy convencido de que si sacáramos un poco el niño que llevamos dentro nos iría mucho mejor a todos.

Artículos: 7
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar