Cuando la vida fácil se convierte en el sentido de la misma

En Santo Tomás, pocas
veces voy a Bilbo o a Sanse, me
gusta quedarme en Durango para
visitar mi antiguo instituto. Desde
que tengo memoria los alumnos
montan mesas con papeo y
elementos tradicionales, se visten
de baserritarras, bailan el aurresku
y traen gallinas, lo típico.
Aunque ya no estudio allí,
cada año me paso, a veces
acompañado de más
antiguos alumnos, de buen rollo.
Tengo mis motivos para que me
guste visitar a mis ex profesores y
comprobar cómo vienen las
nuevas hornadas, para mí
es algo importante.

Pero este viernes, el
día del fin del mundo,
cuando quise pasar a mi instituto
me llevé una gran
decepción porque un par de
profesores hacían guardia
militar en la puerta, comprobaban
la documentación de todo
aquel que quería pasar y le
buscaban en el catalogo para
corroborar que estudiaba
allí. No solo no dejaban
entrar, tampoco dejaban salir,
reteniendo a decenas de chavales.
Yo me lo tomé a broma y,
obviamente, me colé junto
a un colega de un
minúsculo empujón
como una gacela mientras les
preguntaba qué se
creían que estaban
haciendo. Fue una risa. Pero ahora
lo pienso y??? No me jodas.
¿Cuál es su
problema? ¿Van a venir los
pobres por la crisis a comerse todo
el talo y la chistorra? ¿Por
qué ya no dejan que venga
la gente como siempre ha sido?
¿Qué ha pasado? Es
como una iniciativa interna hacia la
privatización, una
acción derivada de un
cambio de mentalidad hacia la
sobreprotección de lo
nuestro, una mentalidad
derechista. Para mí, es
como una vertiente más de
lo que pasa en todas partes. Es
decir: Se quitan las becas, se
cobran las ambulancias, se oprime
a quien se queje y se blindan los
institutos.

En el insti de Durango, en sus
aulas, con un auricular por la
manga escribí mis movidas
mientras un asalariado del estado
contaba lo mismo día tras
día, día tras
día, hasta que no pude
más, no sé
cómo aguantan ellos. Yo y
los míos fuimos esclavos de
un reloj durante 6 buenos
años, el sistema sólo
nos soltó cuando ya no
teníamos ni fuerzas, ni
ganas, ni nah para luchar contra
él. De hecho no me
soltó, escapé yo,
desangelado, y por poco me cargo
mi vida. Y ahora no me quieren
dejar entrar a papear gratis???

Cuando me colé se lo
conté a un antiguo profesor
que andaba por allí, un
buen profesor, de los pocos
buenos que he tenido la suerte de
conocer; siempre son los buenos
los de filosofía. Le
entré diciendo:
???¿Qué pasa
con los chavales de hoy en
día? ¿Los
tenéis domesticados o
qué? Que les dicen que no
salgan y no salen.??? Me dio
la razón, me dijo que ya
nadie lucha por nada ni se
enfrenta, que ni siquiera piensan.
Mi profesor de filosofía
veía a sus alumnos
distraídos y desorientados,
me dijo que echaba de menos la
rebeldía que tanto
castigó en mí
antaño; ahora la llama
???Rebeldía sana y
necesaria???. Rebeldía
sana dice ahora el
cabrón??? y yo me
pasé semanas en el
pasillo???

Me contó que a los
chavales les han informatizado las
faltas de asistencia, que no les
dejan salir del recinto y no
sé cuántas
perrerías más, y que
les da lo mismo. ???Les dices
que si salen les van a pillar y no
salen, que si hacen pira lo voy a
saber y no hacen pira,
nunca.???

Considero a este profesor
preocupado e inteligente, un
profesor que ve la obediencia ciega
como algo negativo, yo creo que la
extrapola. Me decía que los
chavales ya no hacen nada por
sí mismos, no existe
expresión propia, ni
artística, ni
física??? Lo
único que hacen es lo que
se les dice, nadie inventa como mi
generación inventaba. Yo
pienso que el modelo educativo
está matando la creatividad
y la iniciativa. Y que donde antes
construíamos una lujosa
chabola de arriba abajo, ahora no
se tiene ánimo ni para
arrastrar un sofá al garito.
¿Está convirtiendo la
vida fácil a los más
jóvenes en una cuadrilla de
inútiles incapaces?
¿En unos flojos
egoístas en busca solo del
placer que no saben defender ni
apreciar nada, porque lo han
tenido todo? Creo que nuestros
jóvenes viven en un
absurdo optimismo, creen que no
tienen que hacer nada, que todo
llegará solo; y es
lógico que manejen ese
concepto, porque es lo que han
conocido. Si vives fácil pero
eres consciente de ello no pasa
nada, como yo; el problema es
que las nuevas generaciones que
viven fácil creen que ese es
el sentido de la vida.

Mi profesor me dijo
también que la mente de
los niños está
cambiando, que este año ha
sido el primero en el que no ha
sido capaz de que sus alumnos
entiendan el concepto de
???solidaridad???, opina
que los chavales están
acostumbrados al modo de vida
???fácil??? y que
pocos alumnos se plantean nada
trascendental, se meten en sus
oasis tecnológicos sin
preocuparse por nada que no sea
el tuenti o el ocio más
banal. Yo, obviamente, le di la
razón, es exactamente el
discurso que vengo articulando
tiempo atrás. Pero seamos
optimistas, le dije, no te
preocupes, confía en la
humanidad, poco nos queda; en
las mentes de todos estos
chavales se está gestando
algo en silencio, algo que ni
tú ni yo comprendemos y
que aún no se ha
manifestado, pero que tarde o
temprano va a estallar,
quizá queden un par de
generaciones perdidas, o tres, pero
pasará. Mi profesor lo ha
definido como un tapón, un
tapón aguantando toda la
presión de las mentes de
nuestros chavales, un tapón
impuesto por el modo de vida en
el que ha degenerado la sociedad,
el sistema, el control??? Un
tapón que va a petar. Yo
sé que va a petar, ya lo dije
anteriormente.

Me despedí del profesor
y me fui de
???sagardos??? con
algunos alumnos del instituto y
hablando con ellos me
enteré de más
cosas. Según me contaron,
en el instituto, ahora solo abren las
puertas cuando empiezan y cuando
terminan las clases; todo aquel
que quiera entrar o salir de
él en otro horario debe
identificarse y firmar en una hoja.
Para acabar con las piras
dicen??? Yo lo viví, mis
profesores estaban más
pendientes de ponerte una falta si
no aparecías que de
ayudarte a entender la asignatura,
pero que cierren las puertas y
lleven un registro me parece
excesivo. Es el eterno debate
socialista: ¿Vas a sacrificar
la libertad y el bienestar del 100%
de los alumnos porque un 10%
vaya a utilizar mal esa libertad y
haga pellas? Parece ser que
sí, en Durango se han
decantado por la dictadura.

Según me han contado
los chavales, han puesto un timbre
en el portón exterior, yo lo
he visto. Por lo que me han dicho
han debido de tener algunos
problemas y no quieren que
ningún padre se les cuele a
montar el pollo, porque, claro, son
intocables. Así que han
sacrificado la libertad en pro de la
seguridad, exactamente como el
gobierno de V de Vendetta; claro,
como Durango es un lugar tan
peligroso??? A mí me
parece razonable su postura
defensiva, pero convertir un
instituto público en un
bunker creo que es una
decisión contraproducente.
Esto fue lo último que les
pregunté a los chavales del
Fray Juan de Zumarraga, ya no
quise saber más,
agarré la botella de
sagardo y eludí el tema. Yo
tengo 22 años, sé lo
que hago, pero cuidado, las
cabezas de muchos chavales de 14
años están siniestro
total, estamos convirtiendo la
educación obligatoria cada
vez más en un calvario
sinsentido donde no se aprende
nada, en una prisión
inapetente, y los chavales, como
yo, también se tiran a la
sidra, o a los porros, porque no se
les estimula adecuadamente, no
crean ni comparten, y no saben a
qué futuro mirar.

Sí, culpo al sistema
educativo español de gran
parte del problema de
drogadicción juvenil, sin
duda, y de fracaso escolar. De
todos modos hace falta una
reflexión mayor para 5 o 6
de los temas de los que he
hablado, y las tendréis
próximamente. A
pequeña escala, mi consejo:
Abrid las puertas del instituto, que
son vuestros hijos, que vayan con
ganas, joder. Si los tratáis
como delincuentes creerán
que hacen algo mal. Que hasta a
mí me echa para
atrás ir el año que
viene de visita, parece una
cárcel.
¿Quién puede
estudiar allí?

 

 

Durangon Whatsapp

Artículos: 4
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar