Candidatas y candidatos

Cada vez más las campañas electorales se parecen a un concurso de Miss y de Misters, de bellezones femeninos o masculinos. Todas/os a la caza de sillones en Cortes, parlamentos y ayuntamientos en los que buscan, según dicen, servir al pueblo, y según opinan lenguas viperinas, sacar el máximo beneficio personal en honores, privilegios e inmunidades con el mínimo esfuerzo.

De hecho, los bellezones mejor colocados en la línea de salida han prodigado sus fotografías personales a lo largo de toda la legislatura anterior, en una precampaña solapada no sabemos con qué recursos.

¿Y aquello de un tal Julio Anguita :»programa, programa»? Respuesta: nada de programa, «votos, votos, sumar votos con nuestras fotos de Misses o Misters», o bien «promesas, palabras de honor, brindis al sol, a los pensionistas, a las feministas, a los LGTBI, a los discapacitados, al lucero del alba si hace falta. O sea, palabras que se lleva el viento.

Alguno ha llamado a estas campañas electorales campañas-espectáculo, en italiano «parole, parole».Los más se taparán los oídos con algodones y esperarán a que pase el chaparrón de mensajes y consignas, banderas y soflamas, y vuelvan los partidos de fútbol televisados ahora que llegan las finales europeas y mundiales y las eliminatorias para el campeonato del mundo, los torneos de tenis y otros programas de evasión televisivos.

Y seguirá el desempleo en cifras récord dentro de la Unión Europea, y la privatización de las viviendas sociales a manos de empresas buitre, y las esperas interminables en los hospitales de la Seguridad Social, que por cierto seguirán privatizándose, al igual que las pensiones.

Y nadie querrá ser ni de extrema derecha ni de extrema izquierda, Pero claro, como la existencia del Centro requiere que haya algo a la izquierda y a la derecha, los partidos que tienen vocación de Centro se inventarán una izquierda y una derecha de pacotilla, a base de utópicos y populistas, soñadores y sonámbulos, eso sí, atándolos bien cortos a los unos y a los otros, si por casualidad alguno se niega a seguir el guión que se les ha marcado. Que siempre habrá por ahí una policía política para atarlos cortos y llevar el juego por la derecha extrema preferentemente.

Pero aún así, los idealistas seguirán peleando por el bienestar de todos los humanos en los cinco continentes. !Faltaría más!

¿Les suena a ustedes aquel drama-tragedia de Calderón de la Barca: El Gran teatro del mundo?

Durangon Whatsapp
Honorio Cadarso

Honorio Cadarso es periodista

Artículos: 363
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

1 Comentario

  1. Avatar
    Evaristo
    2
    0

    Me llega al alma eso de «los partidos que tienen vocación de centro» y lo que más profundo me entra sobre todo «vocación». La cosa es más grave que lo del refrán que escuché de mis padres:
    «Quien da pan a perro ajeno, pierde pan y pierde perro». No damos el pan, nos lo roban de las manos.
    Salud y Anarquía.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar