¡Ave César!

Lujuria

Desconozco si María Magdalena era puta. No viví para verlo ni saberlo, aunque se da como cierto. Tanto como que Jesuscristo fue su cliente favorito.

Entre mis coetáneos y (as) he visto prostitutas con mayor dignidad que otras mujeres que acuden a misa todos los domingos.

Hipocresía

Mi padre solía comentar de cuando en cuando, y tal vez con un tanto de razón, que aquellas personas que cumplen con las “fiestas de guardar”, son precisamente quienes no tienen la conciencia tranquila y necesitan redimirse entonando el “yo pecador”.

Envidia

Otros, sin embargo, somos malos y pecadores por naturaleza, aunque eso no es lo peor.

El colmo de la cuestión es que nos importa un carajo y hay gente a la que también esto les molesta.

Ira

Hay más de un episodio de los Evangelios que siempre me ha llenado en un mar de dudas. Supuestamente, Jesucristo era el hijo de Dios vivo y como “Hijo del Hombre” tenía el poder de perdonar los pecados. Sin embargo, ello no le eximía de ser un pecador: desalojó airadamente a latigazos a los mercaderes del Templo.

Vanagloria (orgullo, soberbia)

Cuando el sumo sacerdote le preguntó a Jesús si él era “el Hijo de Dios”, éste respondió afirmativamente, declarando que El era el «Hijo del Hombre» quien vendría con gran poder y gloria.

Pereza

Después de haber ayudado a su padre en la carpintería durante su pubertad… ¿en qué se ocupó Jesucristo? Era un vago que vivía del “cuento” y de soliviantar al pueblo con sus proclamas, aunque siempre dentro de la Ley: “dad al César lo que es del César…”

Luego cuando los romanos se dieron cuenta de que podía ser un elemento peligroso, le aplicaron la ley de vagos y maleantes, le metieron en el trullo y le condenaron a muerte.

De cualquier manera, he de confesar que, quizás por todo ello, soy un fan incondicional de Jesucristo, ante todo por una frase que se le atribuye y que de manera contundente me convence: “Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Estoy seguro de que el nazareno era un tipo cojonudo. No sé cómo se las arreglaba pero pagaba sus impuestos y sus deudas, y luego hacía lo que le salía de las bemoles y eso “jode” mucho, así que decidieron acabar con su chollo cuando sólo tenía 33 años.

¡Qué cabrones de romanos!

Durangon Whatsapp

Agustín Ruiz Larringan, herritar aktiboa.

Artículos: 175
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar