Ausencia incomprensible

Los sindicatos europeos han convocado para hoy una jornada de huelga contra las políticas de destrucción del Estado Social y Democrático de Derecho que se erigió tras la Segunda Guerra Mundial o, si se prefiere ver la botella medio llena, en defensa del mismo.

Urgía una respuesta popular coordinada ante las políticas de desmantelamiento de los servicios públicos y los ataques a los derechos humanos derivadas de los llamados ???planes de ajuste??? aplicados por los gobiernos europeos a instancias de la ???troika??? (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y Organización Mundial del Comercio). Y a eso responde la convocatoria sindical de hoy. Inédita, por lo demás.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha unido sus fuerzas para que esta denominada Jornada Europea de Acción y Solidaridad sea un clamor contra los recortes, aunque no todos los países la van a desarrollar simultáneamente. Los sindicatos del Estado español y Portugal la mantendrán durante las 24 horas de hoy, pero en otros países como Grecia la han adelantado. En Francia, Bélgica, Alemania, Austria, Polonia, Rumania habrá movilizaciones hoy, lo mismo que en Finlandia, Dinamarca, Reino Unido, Austria. En la República Checa y Eslovenia se han organizado manifestaciones para el día 17 de noviembre. Días diferentes y mecanismos diferentes, pero con un objetivo común: decir ¡Basta! a tantos desmanes y exigir otras alternativas reales y humanas a la crisis.

En el Estado español se han cruzado ya varias ???líneas rojas???. Ha comenzado tiempo atrás el desmantelamiento del estado del bienestar con la privatización de servicios sanitarios y la decisión de dejar sin cobertura algunas prestaciones. Ahí está también el cobro de medicamentos incluso a los jubilados. En Educación, destaca la subida de las tasas universitarias hasta un 66%, el aumento del número de alumnos por aula, el despido de profesores interinos y la supresión de carreras que no alcancen un mínimo de matriculaciones.

En el ámbito de las relaciones laborales se flexibiliza el despido y se elimina la negociación colectiva??? y suma y sigue: el próximo objetivo parecen ser las pensiones, que están dando de comer a muchas personas más allá de sus directos beneficiarios.

Este es el panorama más cercano. Conocemos que en otros estados como Grecia o Portugal lo están pasando mucho peor, y en los países presuntamente más ricos le están empezando a ver también las orejas al lobo. El Gobierno francés ya ha sido advertido de que tendrá que aplicar la tijera.

Los sindicatos reclaman un cambio de timón que dé la espalda a las políticas de austeridad, cuyas únicas consecuencias han sido más desempleo y un estancamiento económico que no parece tener fin. Paralelamente, exigen medidas para corregir el déficit institucional europeo, que permite que la suerte del continente esté en manos de otras instancias, eliminar los desequilibrios entre los distintos países y establecer unos criterios de bienestar mínimos para la ciudadanía.

Hay razones más que suficientes para una movilización global, a la que por cierto los sindicatos llegan a rebufo de la ciudadanía autoorganizada a través de movimientos más o menos espontáneos como el 15-M, y 25-S, la plataforma STOP Desahucios y otros colectivos similares.

Resulta, por tanto, incomprensible que no se hayan sumado a las protestas las centrales nacionalistas vascas. La división sindical en nuestra tierra, cuyas causas nadie puede explicar razonablemente, siempre es lamentable por cuanto impide ejercer la presión suficiente en los momentos críticos y desanima a los propios trabajadores que muchas veces no saben a qué convocatoria sumarse o aprovechan este caos para no adherirse a ninguna. Pero en esta ocasión el absentismo alcanza la extravagancia.

¡Con decir que no lo comprenden ni sus propios afiliados! Esto es lo que expresan en un artículo publicado en ???Naiz??? los profesores de la UPV Mikel de la Fuente y Juan Hernández Zubizarreta: ???Creemos que las movilizaciones propias en Euskal Herria no deben enfrentarse a las que se produzcan en otros marcos, más aún cuando sea a escala (sur)europea. La mayoría sindical ha perdido una ocasión inmejorable, a la que podía haber respondido al menos con paros parciales y movilizaciones. Como miembros de esa mayoría, nos resulta difícil entender la decisión tomada y estamos convencidos de que la crisis capitalista requiere respuestas contundentes, unitarias y europeas???.

A ver si la izquierda abertzale, dentro de la que incluyo también a ELA, tan propicia a hacer duras y sinceras autocríticas (que conste que lo digo como elogio), entona algún tipo de ???mea culpa???. Porque su ausencia de la jornada de lucha de hoy es, simple y llanamente, una equivocación.

Durangon Whatsapp

Vivimos el fin de unos tiempos. Esperamos una Tierra nueva donde habite la justicia

Artículos: 140
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

0 Comentarios

  1. adoz
    0
    0

    Yo tampoco entiendo lo de ELA y LAB

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar