JOSÉ LUIS ALCIBAR | ONG ÁFRICA AVANZA

“Hemos tenido que operar sin luz y con cortes de electricidad”

Alcibar-Cabo-Verde-Africa-Avanza-quirófano
José Luis Alcibar, segundo por la izquierda, junto a un equipo de enfermería local “que venía fuera de turno para aprender y ayudar”.
Alcibar-Cabo-Verde-Africa-Avanza-Pérdigo
Alcibar (izda.), junto al recientemente fallecido Dr. Koldo Pértigo.

La idea de operar en un quirófano sin luz o de tratar a pacientes sin las medicinas adecuadas nos suena, afortunadamente, a cosas del pasado. Pero en muchas partes del mundo es una realidad que se padece a diario y que afecta a miles de personas. El anestesista durangarra José Luis Alcibar lucha para mitigar esas carencias en el programa Médicos Solidarios de la ONG vizcaína África Avanza.

La asociación nació a finales del año 2012 promovida por un grupo de cirujanos con inquietudes solidarias y pasión por la navegación. Fue precisamente así, por mar, como llegaron a la república subsahariana de Cabo Verde, en concreto a la isla de Sal. Sobre el terreno, se informaron sobre la situación socio-sanitaria en el archipiélago y se ofrecieron a la directora del hospital para ofrecer su ayuda en el futuro.

De vuelta de esa visita, decidieron crear África Avanza e involucrar a más profesionales sanitarios. En diciembre de ese mismo año realizaron su primer viaje de trabajo al país africano, tras superar todos los trámites burocráticos. Cuando llegaron al hospital “comprobaron que no había una lista de pacientes para operar y que los profesionales nativos no tenían claro cuándo hacía falta una intervención quirúrgica”, relata Alcibar.

En esa primera experiencia, realizaron labores de formación y enumeraron cuáles eran las principales necesidades de material y personal para cumplir con su cometido. Entre estas últimas, estaba la obligación de contar con un anestesista. “Al ver que yo era un tipo decidido y con ganas de ayudar, me pidieron que les acompañara en un posterior viaje a Cabo Verde, y así empezó mi colaboración con la ONG”.

Superar obstáculos

Una vez en Sal, Alcibar pudo corroborar todo lo que le habían contado sus compañeros. “Lo que allí llaman hospital, para nosotros es un ambulatorio grande. No solo en tamaño, sino también en infraestructuras”, describe. “En una ocasión nos tocó operar en un quirófano donde se iba la luz. Y también sufrimos cortes de electricidad que provocaban que el carro de anestesia que quedara sin ventilación”.

Pero a pesar de esos obstáculos “en una semana realizamos un montón de operaciones”. Entre ellas, alguna que pudo evitar graves consecuencias. “El problema del archipiélago es que es complicado desplazarse entre las islas y evacuar a un enfermo a otro hospital con medios. Por ejemplo, un día vino un pescador que se había clavado un anzuelo en el brazo y lo tenía tan hinchado que era más grande que la pierna. Pudimos drenarle y aplicarle antibióticos, pero de no haber estado nosotros probablemente le hubieran amputado el miembro o le hubiese devorado la gangrena”.

Alcibar también cita el caso de una turista suiza cuyo hijo estaba afectado de apendicitis. “Cuando nos vio se le abrió el cielo, ya que su única opción era un traslado de urgencia a Lisboa”.

Más de 600 operaciones

Más allá de estos viajes puntuales, Alcibar insiste en que el planteamiento de África Avanza no es “llegar a un sitio, montar un quirófano móvil y empezar a operar. Nuestra intención es colaborar con el sistema sanitario local, formar a sus profesionales en las intervenciones y en su seguimiento, y también proporcionarles recursos”, menciona.

Como muestra de ello, están las cifras del programa Médicos Solidarios en menos de 5 años de funcionamiento: 22 misiones, más de 600 intervenciones quirúrgicas y 700 consultas, más de 90 voluntarios desplazados —60 de ellos, médicos— y multitud de material donado.

Una labor intensa, agotadora y voluntaria, por la que no perciben ninguna contraprestación “más allá de la gratitud de la gente a la que ayudas”. “Trabajamos un montón, de las ocho de la mañana a las seis o siete de la tarde. Siempre con una sonrisa: nuestra y de los pacientes, que veían que todo salía bien y se curaban. Los médicos, enfermeros y personal de allí también eran felices de poder aprender y hacer más cosas de las habituales”.

Una recompensa suficiente para los hombres y mujeres que colaboran en este proyecto y que, como Alcibar, desean volver a tierras caboverdianas cuanto antes. “Es reconfortante para el espíritu”, afirma.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,83 sobre 5)
Cargando…

1 Comentario

  1. Pingback: Africa Avanza

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close