«Mi madre fue una mujer valiente, sencilla y humilde»

Marina Fuster con los familiares que le arroparon ayer en Durango.
Marina Fuster, su marido Gerard y la periodista María González Gorosarri.

Marina Fuster regresó ayer al pueblo que sus hijos pisaban por primera vez , pero donde arrancó «la historia de nuestra familia», para asistir al homenaje que Durango tributó a su madre, la activista Benita Uribarrena. El parque que lleva su nombre se convierte así en un símbolo de reconocimiento y gratitud a todas las mujeres «valientes» que lucharon en contra del fascismo.

«Mi madre fue una mujer valiente, pero sencilla y humilde. Le hubiera gustado que este homenaje fuera para todas las mujeres, a las que consideraba sus hermanas, que un día optaron por incorporarse a la lucha a favor de la República y la libertad».

Emocionada y arropada por familiares que habían viajado desde Francia, Madrid y Valencia, Fuster quiso recordar a su abuela, Benita Bollain ‘La periodista’, que regentaba el ‘kiosquito’ de Ezkurdi «con gran personalidad y fuertes convicciones republicanas». También explicó que su madre no tuvo más escuela «que la de la vida» porque la muerte de su padre, Santiago Uribarrena, hizo que tuviera que ponerse a trabajar siendo niña y que las «duras experiencias» que enfrentó forjaran un carácter «muy humano y constructivo».

Con apenas 15 años, y tras sobrevivir al bombardeo que Durango sufrió la mañana del 31 de marzo de 1937, Benita Uribarrena fue evacuada junto a su familia a Francia en el buque La Habana. En el país galo decidió que era el momento de tomar partido y se jugó la vida guiando a personas fugitivas por los pasos fronterizos y como correo del PCE en la clandestinidad.

Condecorada por la Resistencia

«Una vez tuvo que desplazarse a San Sebastián a sacar del país a dos vascos que habían sido condenados a muerte y tuvo que hacer todo el viaje de regreso sentada junto a un guardia civil». También fueron frecuentes sus viajes con maletas de doble fondo a otras ciudades españolas en apoyo a familias de presos políticos perseguidos por Franco.

Pero su activismo antifascista no se quedó ahí y, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a participar en operaciones de la Resistencia Francesa. Poco después fue detenida en una misión en los Pirineos orientales. Le encontraron dinero y documentación comprometedora, pero pidió ir al aseo y «se los comió». Fue condecorada por ello en el año 2000.

Once años antes había regresado a Durango tras más de medio siglo en el exilio, pero solo pudo disfrutar de este reencuentro un día porque su marido, un guerrillero valenciano al que conoció en Francia, se puso enfermo durante el viaje. Su última salida fue para participar en la celebración del 80 aniversario de la Segunda República española, en 2011. Falleció ese mismo año en Le Soler, municipio francés en el que vivió buena parte de su vida y en el que su yerno es concejal del Partido Comunista.

Rescatada por María González Gorosarri

Es por ello que Le Soler también quiso participar en el homenaje de ayer mostrando su gratitud con tres medallas. La primera fue a la alcaldesa, en representación del Ayuntamiento, y también las recibieron la asociación memorialista Durango 1936 y la periodista María González Gorosarri por su labor de recuperación y difusión de «la verdad histórica».

Tras conocer la investigación de Gorosarri, que fue quien rescató a Benita Uribarrena del ostracismo, el área y el Consejo de Igualdad decidieron ir más allá y dedicarle el parque situado a pocos metros de la antigua cárcel de mujeres antifranquistas en su apuesta por visibilizar las aportaciones de las mujeres durangarras a la Historia.

El acto concluyó con las actuaciones de la cantante Idoia Bediaga y Gehi Zazpi. La música de los violoncellos conmovió especialmente a Marina Fuster porque su madre trabajó «como criada» en la casa en el exilio del admirado músico catalán Pau Casals. «Que a partir de ahora y para siempre, estas placas y este lugar sean un símbolo de humanidad, de pacifismo, de libertad» y de reconocimiento a las «miles de víctimas de una dictadura fascista cuyas vidas fueron destrozadas por la guerra, la represión o el exilio», acabó.

 

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

3 Comentarios

  1. Avatar
    nieto de fusilado
    3
    0

    Me parece estupenda la iniciativa, también ruego a la alcaldesa y equipo de gobierno un reconocimiento a las personas que fueron fusiladas en el cementerio de durango por el mero hecho de que podían ser bando enemigo, sin juicio previo. No queremos igualdad? Para todo igualdad no sólo para un bando. un saludo.

    Deja una Respuesta
  2. Avatar
    James
    8
    5

    Mis felicitaciones a las entidades, organizaciones y personas que han hecho posible que este parque lleve el nombre de esta luchadora por la República. Creo que es deber de esta sociedad y sus instituciones recordar y poner en valor a las personas que en aquellas difíciles circunstancias fueron capaces de jugarse la vida por unos ideales de igualdad, fraternidad y se opusieron al fascismo.

    Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar