Los osos de Askondo protagonizan la nueva exposición temporal que ofrece Hontza Museoa

MañariaHontzaMuseoaOsoDeLasCavernas
La representación de un esqueleto de una hembra de oso de las cavernas destaca en la muestra.

Hontza Museoa de Mañaria acoge una nueva muestra temporal que tendrá como protagonista al oso de las cavernas (Ursus spelaeus s.l.) una especie que habitó la cueva de Askondo, ubicada en la propia localidad. La muestra incluye una representación de un esqueleto de una hembra de oso de las cavernas, realizada a partir de diferentes piezas óseas recuperadas en esa gruta ubicada en el barrio Urkuleta.

Además de los diferentes huesos de individuos de pequeño tamaño, adultos o casi adultos que han sido seleccionados para componer esa pieza, la muestra exhibe en una segunda vitrina información sobre los osos de las cavernas y se podrán comparar los cráneos y mandíbulas de un macho adulto y de una hembra adulta, a dos mandíbulas de oseznos de distinta edad de muerte, y a un cráneo de oso pardo.

Desapareció hace 24 o 26 mil años

El oso de las cavernas es una especie que existió desde el final del Pleistoceno Medio y durante el Pleistoceno tardío hasta que desapareció hace entre 24 y 26 mil años debido, probablemente, a “un descenso de la productividad de la vegetación a causa del enfriamiento del clima”, así como a “la caza por parte del ser humano”, según señalan desde el propio Museo mañariarra. Este oso sería de tamaño similar al de los ejemplares actuales de mayores dimensiones, con un peso de 400 o 500 kilos para los machos y 225-250 kilos para las hembras.

La cueva de Askondo de la que proceden los restos óseos fue objeto de una prospección en enero de 2011, en la que se localizaron pinturas rupestres de hace 28.000 o 29.000 años, que dio lugar a un proyecto de investigación, financiado por Diputación Foral de Bizkaia-Bizkaiko Foru Aldundia y dirigido por Diego Garate y Joseba Rios-Garaizar. Las excavaciones permitieron atestiguar el uso de esta cueva de manera esporádica por parte de Neandertales y humanos modernos durante los últimos 40 mil años, así como por parte de los osos durante más de 10 mil años.

Askondo presenta un desarrollo de 302 m de longitud, aunque su entrada actual está en parte desmantelada debido a la actividad desarrollada por la cantera Kanterazarra.

La muestra es fruto de la colaboración entre el investigador de la UPV-EHU y miembro de la Sociedad de Ciencias Aranzadi Asier Gómez-Olivencia con Hontza Museoa. Además, la colección de restos de oso de las cavernas de Askondo depositada en el Hontza Museoa es fruto de las donaciones realizadas por una antigua asociación paleontológica de Durangaldea que desapareció hace más de 30 años, y de la familia de Unai Periañez.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar