“Escuchamos disparos y nos pusimos a correr. Teníamos que largarnos de allí”

nerea-y-matxalen
Nerea Sarria y Matxalen Belaustegigoitia en una calle de Niza.

La fecha del 14 de julio, la fiesta nacional francesa, será difícil de olvidar para las zornotzarras Nerea Sarria y Matxalen Belaustegigoitia. Testigos directos de la masacre de Niza, las jóvenes han conseguido recuperar la calma con el paso de las horas, aunque reconocen que pasaron auténtico terror.

De hecho, aunque no lo supieron hasta después, el camión pasó por detrás de ellas ‘zigzagueando’ para acabar con la vida de al menos 84 personas. “Teníamos el día libre y habíamos quedado para cenar y ver los fuegos. Después decidimos acercarnos a uno de los conciertos y, en cosa de unos cinco minutos, comenzamos a escuchar disparos”.

Ni se lo pensaron. Empezaron a correr sin apenas mediar palabra y se dirigieron a la orilla de la playa tras saltar un muro de tres metros de altura. “En ningún momento miramos hacia atrás. Empezamos a correr porque éramos conscientes de lo que estaba pasando y sabíamos que teníamos que largarnos de allí lo antes posible. La fiesta nacional, disparos… blanco y en botella”, relataba anoche Nerea, de 22 años como su amiga Matxalen.

En la playa, el pánico se apoderó de miles de personas. “Todo el mundo corría. Veíamos las caras absolutamente desencajadas de muchos padres con sus niños. Fue terrible. No sé ni cómo podían correr”.

En su caso, decidieron quedarse cerca de la orilla por si seguían los disparos “y teníamos que echarnos al agua a bucear. No sabíamos si había una, cinco o diez personas disparando contra la multitud”.

Escondidas en un garaje

Permanecieron allí varios minutos hasta que, sin saber aún lo que estaba ocurriendo, optaron por cruzar el paseo y entrar al primer portal que vieron abierto. “Acabamos metiéndonos en el garaje y estuvimos escondidas allí, detrás de un coche, cerca de media hora”. Al regresar a la calle se juntaron con tres franceses y una pareja de ucranianos. Estos últimos tenían un apartamento en el bloque de al lado y les dejaron permanecer allí hasta que la situación pareció estar más controlada.

Aprovecharon ese momento para llamar a sus familias y para tratar de enterarse por Internet de qué tipo de ataque había sido, pero todavía era demasiado pronto. “Nosotras teníamos claro que había sido un atentado yihadista. Niza tiene muchísimos turistas y, aunque sí que se veía seguridad, bastante policía, nunca sabes qué puede pasar”.

Para estas dos zornotzarras su estancia en Niza finaliza hoy. Llegaron el fin de semana pasado con la intención de reforzar sus conocimientos de francés y tenían planeado quedarse un mes, pero han preferido adelantar su regreso a casa. “No merece la pena -confiesa Nerea-. Ahora lo que queremos es un poquito de relax”.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar