Friso
Friso
Friso
Friso

“Formar parte de un coro tras jubilarme me quita presión y aumenta el placer”

luis-angel-sarobeHace más de 40 años que Luis Angel Sarobe llegó a Canadá con la finalidad de permanecer “un par de años y realizar un período de perfeccionamiento” como concertista de piano, pero ha cumplido toda su carrera en aquel país norteamericano. Aquel veinteañero que partió “un poco a la aventura”, tras iniciar su formación en Durango, primero como estudiante de acordeón con Eusebio Bilbao y después de piano con Tere Basozabal, y que completó sus estudios en Bilbao y Madrid, disfruta ahora de su jubilación como integrante de un coro, practicando el running y siguiendo al Athletic Club.

-Llegó a Canadá casi de forma accidental y ha desarrollado toda su carrera en aquel país.
-Desde los 17 años tenía claro que quería ser concertista de piano y tras completar mis estudios en los Conservatorios de Bilbao y Madrid, un profesor me animó a perfeccionar mi técnica con el pianista Jean-Paul Sevilla. Fue muy duro al principio. Recuerdo el choque que me supuso una noche de domingo en noviembre, mientras esperaba al autobús. Hacía mucho frío y en la calle no había un alma.

-¿Por qué decidió ir a Canadá en un lugar de elegir cualquier país de Europa donde hay una mayor tradición?
-Cuando estuve en el Conservatorio de Madrid había jóvenes profesores que habían estado formándose en Europa y que me animaron a salir al extranjero para perfeccionarme como concertista. Uno de ellos me habló de Sevilla, que era francés pero estaba en Otawa, y allí me fui. Es cierto que en Europa hay una mayor tradición y la elección parecía poco lógica porque Norteamérica no es excesivamente rica musicalmente hablando, pero para mí fue un trampolín…

-¿Porque podía compaginar los conciertos y la docencia?
-Al final me quedé cinco años con Sevilla y él me ofreció mi primer trabajo en Val-d’Or, a 500 kilómetros al noroeste de Montreal, y estuve dando clases en el Conservatorio durante 13 años. Allí tenía unas buenas condiciones de trabajo porque la actividad como profesor me proporcionaba un sueldo fijo y podía compaginar con mi actividad como concertista. Era una ciudad con minas de oro en la provincia de Quebec. En 1995 me fui a Rimusky, en el estuario del San Lorenzo donde estuve hasta mi jubilación en 2016. Es la ciudad con la mayor tasa de diplomados universitarios, gran parte de ellos de especialidades relacionadas con la navegación.

“Fue muy duro al principio. Recuerdo el choque que me supuso una noche de domingo en noviembre, mientras esperaba al autobús. Hacía mucho frío y en la calle no había un alma”

-Durante su carrera ha tenido la oportunidad de tocar en importantes escenarios de Canadá.
-Uno de ellos es el Domain Forget, un importante festival en un pequeño pueblo de Quebec que tiene una reconocida academia de música. También grabé un disco para piano y viola en una sala de Montreal que tiene una muy buena acústica y junto al prestigioso Cuarteto Arthur Leblanc recibimos un premio Opus, que es uno de los galardones más importantes de Canadá, por el mejor concierto del año en la provincia de Quebec. Ese concierto fue grabado en directo para Radio Canadá, que destinaba mucho dinero a la difusión y a la promoción musical. Años antes, un realizador de esa emisora me proporcionó muchos conciertos y me puso en contacto con ese cuarteto, con el que tuve la oportunidad de tocar en el Festival de Santander.

-También tuvo la oportunidad de tocar en escenarios de Euskadi.
-A principios de los 80 toqué varias veces con Orquesta Sinfónica de Bilbao y en los 90 volví a tocar con esa formación dentro del programa de conciertos de temporada. Para entonces, después de completar mi formación con Sevilla, había participado en el Concurso Internacional de Piano de Santander, donde gané el Premio Eduardo Casanueva, y Paloma O’Shea me facilitó una serie de conciertos en escenarios de diferentes ciudades de España y en la República Dominicana con la Orquesta Nacional de aquel país.

-Y también tocó ante sus vecinos de Durango.
-Mi último concierto en Durango fue en 2006, cuando me dieron el premio ‘Durango Uria’. Fue emocionante porque recuerdo que unos días antes de ese concierto murió mi madre.

“Cuando me puse en la disyuntiva de ‘¿y ahora qué hago?’, decidí transferir mi vocación y mi pasión musical al canto”

-Hace tres años que se jubiló, pero seguro que sigue manteniendo alguna relación con la música.
-Cuando me puse en la disyuntiva de “¿y ahora qué hago?”, decidí transferir mi vocación y mi pasión musical al canto. He entrado a formar parte del coro de la Orquesta Sinfónica de Quebec, con el que puedo mantener una experiencia con orquesta mientras evoco los momentos en los que he tocado como solista. Pero lo hago de una manera mucho más relajada. Me permite formar parte de un grupo de una forma diferente; me quita presión y aumenta el placer de la participación en un grupo.

-También tendrá tiempo para otras aficiones.
-En mi tiempo libre me gusta correr, y he tomado parte en alguna media maratón y estoy muy satisfecho de mis tiempos. Además, como soy aficionado al Athletic, me gusta seguir los resultados del equipo y antes de regresar me gustaría ir a San Mamés a presenciar algún partido.

-Comenzó su estancia americana en Otawa, en la provincia de Ontario, pero ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Quebec. ¿Persiste el interés en ese territorio por independizarse de Canadá?
-Por lo menos hemos tenido la oportunidad de decidir si queríamos seguir siendo parte de Canadá o de ser independientes. En 1995 tuvo lugar el segundo referéndum para la independencia [en el que participó el 93,5% de la población de Quebec] y la opción partidaria de la independencia perdió por un estrecho margen [50,5% frente a 49,4%]. Para lograr la independencia hubiese sido necesaria la participación de un mayor porcentaje de francófonos. También me parece que se debió en parte a la inmigración, porque quienes llegaban tenían la concepción de que su destino era Canadá. Ahora mismo no sería apropiado hacer otro referéndum porque nos saldría mal, ya que hay mucha inmigración reciente, con lo que el porcentaje de partidarios de la independencia habrá decrecido.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando...

durangon.com webguneak ez du uzten gorrotoa, mespretxua edo diskriminazioa sustatzen duten edukiak argitaratzen, jaiotza, arraza, sexu, erlijio, nazionalitate, iritzi edo bestelako inguruabar pertsonal edo sozialengatik.

Izen propioei erreferentzia egiten dieten eta ohorerako eta intimitaterako eskubidearen aurkako iruzkinak ezabatuko dira. Irain eta iruzkin guztiak ere zuzenean ezabatuko ditugu, baldin eta iraingarriak, kalumniatzaileak edo indarreko legeria hausten badute.

Gehiago irakurri


durangon.com no permite la publicación de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se eliminarán todos los comentarios que hagan referencia a nombres propios y atenten contra el derecho al honor y a la intimidad. También borraremos directamente todos los insultos y los comentarios que puedan resultar injuriosos, calumniadores o que infrinjan la legislación vigente.

Leer más

1 Comentario

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar