80 ANIVERSARIO DEL BOMBARDEO

«El 31 de marzo es el principio de mi vida y la de una gran parte de mi familia, que tuvo que exiliarse»

Pocos días después del bombardeo de Durango, la revista clandestina ‘Gudari’ dedicó un estremecedor reportaje fotográfico al sangriento ataque bajo el título ’31 de marzo de 1937′. Como muestra la fotografía, le acompañaba el siguiente texto: «En Bizkaia existió una villa, gloriosa en la historia, que se llamó Durango… La barbarie jamás vista pasó sobre ella sembrándola de cadáveres y ruinas».

Hoy se cumplen 80 años de aquella aterradora mañana y son muchas las personas que han aprovechado esta efeméride para volver a reclamar Verdad, Justicia y Reparación. Entre ellas, Marina Fuster, hija de Benita Uribarrena, una luchadora antifascista natural de Durango que tuvo que exiliarse tras el bombardeo de la villa.

Fuster, cuyo testimonio familiar puede leerse en la web de Durango1936, vive en Fracia y ha enviado esta mañana un email a personas y asociaciones de Durango con el propósito de seguir removiendo conciencias. «En este dia, 80 aniversario del bombardeo de Durango, a las 8.30 horas, mis pensamientos estarán con las 336 victimas, y con todos los que sufrieron de la guerra civil. Este 31 de marzo es el principio de mi propia vida, y la de una gran parte de mi familia, ya que a partir de entonces tuvieron que exiliarse al extranjero. No hay que olvidar… Marina».

281 bombas. 14.849 kilos de explosivos. 205 casas devastadas. 336 muertos (como mínimo). Este es el cruel resumen del episodio más trágico de la historia de Durango.

«Reconocer la responsabilidad»

En un acto conmemorativo celebrado ayer en el pórtico de la Basílica de Andra Mari, el lehendakari también recordó que los autores e inductores del trágico ataque «nunca han reconocido su responsabilidad». «Ahora tienen una excelente oportunidad para rechazar el alzamiento ilegítimo que derrocó la República, denunciar los bombardeos contra la población civil, condenar los crímenes cometidos y reconocer a las víctimas».

Iñigo Urkullu también lamentó que el Gobierno español no haya realizado actos en reconocimiento a estas víctimas. 

En el transcurso del acto se dio la palabra también a tres descendientes de víctimas del bombardeo y se ha proyectado un vídeo sobre el suceso, junto a actuaciones de danza y txalaparta.

Entre los representantes institucionales que se acercaron hasta Durango se encontraba el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka; los consejeros de Salud, Seguridad y Justicia y Trabajo, así como de la directora del Instituto Gogora, Aintzane Ezenarro. La representación del Ayuntamiento de la localidad estaba encabezada por la alcaldesa.

«Queremos verdad»

Aitziber Irigoras también ha presidido el acto en el cementerio que ha tenido lugar este mediodía con testigos y familiares de víctimas del bombardeo, así como una amplia representación de cargos políticos e institucionales.

Junto a la mandataria duranguesa han tomado parte en la ceremonia la diputada foral de Administración Pública y Relaciones Institucionales, Ibone Bengoetxea; la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui; la presidenta del Bizkai Buru Batzar de EAJ-PNV Itsaso Atutxa, y la secretaria general del PSE Idoia Mendia. También diversos alcaldes de Durangaldea y concejales de la localidad.

Irigoras ha recordado que, desde 2004, se homenajea con este «sencillo acto» a todas las personas que fallecieron y quedaron heridas en los bombardeos que sufrió Durango, pero también a quienes tuvieron que «escapar con lo puesto» y exiliarse.

La alcaldesa ha hecho hincapié además en que la «fecha simbólica» de este 80 aniversario hace que el eco de «la verdad y la justicia que solicitamos» resuene con más fuerza. «Reclamamos verdad porque todavía no sabemos la cifra exacta de personas fallecidas. Ni siquiera sus nombres y apellidos. Tampoco sabemos los nombres y apellidos de las tripulaciones (los pilotos de la Aviación Legionaria)», que bombardearon Durango. «Queremos conocer todos esos datos, queremos verdad, y a partir de ahí queremos justicia», ha enfatizado.

Durangon Whatsapp
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

19 Comentarios

  1. Avatar
    Paco37
    8
    5

    Tenéis una Espinita clavada en el corazón q no podéis olvidar y eso os hace perder la razón. Con la cultura q tiene ese anarkista no se llega ni a segundo curso de historia. Por mucho francés e inglés q dices conocer. Tú país fue, es y será España y en eso no hay vuelta de hoja, amigo mío por mucho q te duela. Yo condeno toda la violencia q se demostró en la guerra y me pareció injusto los bombardeos, etc, pero masacrados hubo en los dos bandos, no solo en uno, y una de las partes parece no olvidar para poder cicatrizar. Lo q paso hace ochenta años hay q dejarlo atrás, eso es lo q yo quiero decir y el q no entienda allá él con su permisa. Yo no he faltado al respeto a nadie y solo espero q no me lo falten a mi. Gracias y Buen Día.

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      JUAN
      6
      8

      Unos apuntes Paco:

      1- Me parece muy bien que elijas cual quieres que sea tu país (nos queda bien claro que es España), pero por favor, no elijas por los demás. Mi patria fue, es y será Euskal Herria, por mucho que lo contrario un trozo de papel.
      2- Esa «espinita» que, dices tenemos clavada en el corazón, son nada menos que 336 muertos en Durango (y miles en toda Euskal Herria). Nuestras abuelas, tías, hermanas,… murieron por ser algo que a Francisco y sus amiguitos no les gustaba.
      3- Dices que tú no has faltado al respeto a nadie: » Con la cultura q tiene ese anarkista no se llega ni a segundo curso de historia». Creo que llamar inculto a alguien es faltar al respeto, por no hablar de la falta de respeto hacia todas las víctimas del franquismo…
      4- Leyendo lo que escribes entiendo el nombre que te has puesto…

      Deja una Respuesta
      1. Avatar
        Paco37
        9
        2

        Si alguien se ha sentido ofendido pido mis disculpas de por medio, yo le he dicho amigo anarkista, nada más, no saques de contexto mis palabras, yo solo le he dicho q hay q repasar más la historia, no le he llamado inculto, como me dices yo jamás lo trataría de esa forma, todo el mundo incluido yo merecemos respeto, con lo cual respétame tu a mi también por favor. Te vuelvo a repetir, muertos hubo en los dos bandos no sólo en uno, yo también tengo abuelo y primos caídos en la guerra, muertos por la ipocresia y ganas de revancha por parte republicana, porq pensaban distinto a ellos también y hubo mucho dolor por el bando nacional, y los soldados de tropa, los de a pie , no tuvieron ningún miramiento por parte de nadie a pesar de haber dado todo, a eso me quería referir. Cuando cambies de DNI entonces te podrás sentir vascongado, mientras tanto serás español, como yo con todos los respetos. Hay q mirar hacia adelante, para construir un gran país. Q pases un gran día compañero…

        Deja una Respuesta
        1. Avatar
          Anarkimedes
          2
          8

          A mí no me has llamado inculto. Lo que te explico es que tú sólo conoces una versión de la Historia y yo por suerte o por desgracia conozco al menos dos. No debió haber muertos en ninguno de los dos bandos si los TRAIDORES a la República no se hubiesen alzado en armas contra un gobierno democráticamente establecido.
          Y sobre la vuelta de hoja que comenta algún otro señor en este foro, a nadie se le puede obligar a ser algo que no quiere ser. Se le podrá obligar más o menos a tener un carnet de identidad que ponga Reino de España, pero nada más.
          Quienes opinan como Paco37 son los más cultos del Reino y quienes gobiernan actualmente en Madrid, por eso desde más arriba de los Pirineos nos conocen como Españistán.

          Deja una Respuesta
  2. Avatar
    Paco37
    10
    7

    Por lo q leo tu ya la has olvidado amigo anarkista, hay q estudiar más historia, porq luego se mete la pata. Yo no soy de ningún bando q tu comentas, yo solo digo q los republicanos perdieron la guerra y desde entonces están venga a dar vueltas para cambiar la historia y así no se puede. Los golpistas como tú bien dices, dieron el puño en la mesa porq la gente como tú, anarkistas y socialistas, estaban llevando el país a un caos peor q el de ahora. Por eso hay q olvidar y no tratar de abrir heridas.. q te parecería si los gudaris fueran olvidados en el olvido para siempre. No eso no verdad pues eso es lo q se hizo con el q venció y dio su sangre. Hay q tirar para alante y no para atrás, amigo anarkista…

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      JUAN
      8
      10

      Tienes un discurso FASCISTA disfrazado de imparcial… ¿Como que los golpistas dieron un golpe en la mesa por gente como tú? ¿Como puedes justificar el golpe de estado y la dictadura posterior y encima culpar a los anarquistas y socialistas? ¿ Como que los victoriosos no obtuvieron ningún agasajo?
      Una vez más estás escupiendo sobre las tumbas de todos los Republicanos, Gudaris, Anarquistas… que perdieron la vida por luchar a favor de la libertad. Los perdedores fueron masacrados con la ayuda de Hitler y Mussolini (Bombardeo de Durango, Gernika,…). Asesinados sin ningún pudor y enterrados en cientos de fosas comunes. Familias enteras destrozadas solo por pensar diferente o sentirse diferente. Y tú, 80 años después, sigues justificando toda esa sangre derramada basando tu discurso en falacias incoherentes.
      Y antes de decir que los vencedores no fueron agasajados solo tienes que mirar las propiedades de cada familia en nuestra hermosa villa… Por no hablar sobre las propiedades de la familia Franco, Mola…
      Por respeto a nuestros muertos, y por no insultar al intelecto en general… ¡GUÁRDATE TU DISCURSO FASCISTA DONDE MEJOR TE PAREZCA! ¡NI OLVIDO NI PERDÓN!

      Deja una Respuesta
    2. Avatar
      Anarkimedes
      5
      10

      Paco37 deja de dar consejos por favor. Tuve que estudiar Historia de un historiador inglés en un libro escrito en francés que en Españistán estuvo censurado. Hasta ahí tuve que llegar para poder tener una visión más imparcial y cercana de lo que realmente sucedió. Seguimos siendo los hijos y los nietos que nunca pudisteis matar y no olvidamos. Las personas que piensan como tú sobran porque no se trata de abrir heridas porque las heridas siguen todavía abiertas. Se trata de cerrarlas bien algo que los fascistas que hoy seguís votando se niegan a hacer.

      Deja una Respuesta
  3. Avatar
    Paco37
    11
    8

    La gran diferencia es q aquí se ganó la guerra y en Alemania se perdio la contienda. Y hubo 40 años de dictadura en los cuales los victoriosos no obtuvieron ningún agasajo y tuvieron q vivir en la penumbra del anonimato y el olvido, dentro de la dictadura y fuera de la dictadura. Por eso te digo Juan, q es mejor mirar hacia adelante y no dar vueltas a algo q en su día se perdió. Y no lo pudieron recuperar por mucho q lo intentéis. Los republicanos perdieron la guerra…

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      Anarkimedes
      5
      10

      ¿Con se ganó la guerra quieres decir que «los tuyos» ganaron la guerra? ¿Los victoriosos no obtuvieron ningún agasajo? Debes haber vivido en otro país durante estos últimos 60 años. Los republicanos perdieron una guerra que la declararon quienes habían jurado una bandera republicana y aceptado una democracia republicana. Por lo tanto, la guerra la ganaron unos TRAIDORES golpistas y sus herederos aún no han sido capaces de aceptarlo ni de condenarlo. Y así seguimos. Miraremos hacia adelante pero no vamos a olvidar de cómo y de dónde venimos.

      Deja una Respuesta
  4. Avatar
    Durruti
    4
    9

    La Historia. ¿Quienes escriben la Historia, los vencedores o los vencidos?
    Yo solo conocia una version del «descubrimiento de America». Ahora voy conociendo una nueva que no tiene nada que ver con la España donde nunca se ponia el sol.
    Hernan Cortes, Francisco Pizarro, Millan Astray, el general Mola… tienen todos en comun un mismo calificativo: «genocidas».

    Deja una Respuesta
  5. Avatar
    Paco37
    13
    7

    Es hora de cicatrizar heridas, no de profundizar más en ellas.
    Yo solo digo q los victoriosos q dieron su sangre por la victoria, tuvieron q vivir como derrotados por culpa de la opresión q existía sobre ellos.
    Y como decía antes hay q aprender de Alemania, todos a una y ya está a crecer como personas y el pasado dejarlo atrás. Siempre mirar pa lante como los de alicante…

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      JUAN
      9
      10

      Hay un gran diferencia entre Alemania y España. En Alemania los nazis fueron perseguidos y juzgados. En España los Franquistas siguen en el poder. Nadie ha sido juzgado por el genocidio que llevaron a cabo, y es más, han sido galardonados y enterrados con honores de estado. Mientras tanto, España sigue siendo el segundo país del mundo con más desaparecidos enterrados en fosas comunes. Franco tiene un monumento que enaltece la dictadura y que fue construído por los presos republicanos. Fraga (quien ordenó ejecuciones) murió plácidamente en su casa después de haber sido presidente de honor del PP hasta el día de su muerte. Juan Carlos de Borbón fue elegido y colocado directamente por Franco. ¿Qué decías de aprender de Alemania?
      Para que las heridas cicatricen primero hay que limpiarlas, sino supuran y pueden acabar en gangrena. Nunca miraré para adelante dejando atrás la dignidad de los que lucharon por la libertad que aun no hemos conseguido.

      Deja una Respuesta
  6. Avatar
    iñaki
    11
    5

    Y la responsabilidad de los que fusilaron en el cementerio de durango ? Si pedimos responsabilidades para todos iguales …. a los palmeros de la foto que recuerden también los que fueron fusilados en el cementerio.

    Deja una Respuesta
    1. Avatar
      sanroke
      13
      2

      El bombardeo de Jaén en 1937: más muertos que en Guernica un mes antes

      Una sola pasada letal de seis bombarderos Junckers pilotados por españoles, y no alemanes, dejó más víctimas que el célebre ataque sobre la villa vasca

      Deja una Respuesta
  7. Avatar
    sanroke
    11
    10

    El ‘pucherazo’ del 36!!!!!!!!,,,,,,,,,,,,,Así fue el fraude en las elecciones del Frente Popular, con falsificaciones en el recuentoHubo un ‘baile’ de 50 escaños a favor de las izquierdas . Dos historiadores, tras cinco años de investigación, aportan las cifras y las pruebas del desvío de votos…

    Deja una Respuesta
      1. Avatar
        sanroke
        10
        6

        los de Gerediaga NO. otros…
        Actas con raspaduras y dígitos cambiados para añadir más votos que los reales a los candidatos del Frente Popular en Jaén, donde hubo urnas con más votos que votantes; recuento adulterado gravemente en La Coruña; fraude en Cáceres, Valencia -con escrutinios a puerta cerrada sin testigos- o Santa Cruz de Tenerife, donde «la victoria oficiosa del centro-derecha se convirtió en un corto triunfo del FP, que se anotó los cuatro escaños de las mayorías; desvíos de votos en Berlanga, Don Benito y Llerena para perjudicar a la CEDA… Al menos el 10% del total de los escaños repartidos (lo que supone más de 50) no fue fruto de una competencia electoral en libertad, sostienen Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García, los autores de ‘1936: Fraude y Violencia’. El libro supone, según el historiador Stanley G. Payne, «el fin del último de los grandes mitos políticos del siglo XX». «España se ha vuelto Coruña», dejó escrito Niceto Alcalá-Zamora para referir cómo se generalizó lo ocurrido en La Coruña, que para el ex presidente de la República ejemplificaba «esas póstumas y vergonzosas rectificaciones» acontecidas con las actas electorales. Si a los 240 asientos conseguidos por el Frente Popular se le restan los que fueron fruto del fraude, las izquierdas solas no habrían llegaTras un meticuloso empeño detectivesco, consultar y desempolvar los archivos y actas, una a una, de cada provincia, además de otras fuentes primarias -memorias y prensa-, los prestigiosos historiadores Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García han reconstruido, casi minuto a minuto, el relato del recuento de las últimas elecciones generales anteriores a la Guerra Civil. Y publican, por primera vez, tras consultar todas las actas, los resultados oficiales de las elecciones del 16 de febrero de 1936, que pasaron a la historia como las de la gran victoria del Frente Popular y situaron a Manuel Azaña al frente del Gobierno de la II República. No sólo confirman que la derecha se impuso por 700.000 votos en el conjunto de España, sino que explican los casos más escandalosos de fraude.Vuelcos increíbles y recuentos de papeletas interrumpidas. Papeletas que aparecen a última hora, en bloque y a veces en sobres abiertos, para decantar el resultado en una mesa. Otras con tachaduras, borrones y raspaduras… En La Coruña, Orense, Cáceres, Málaga, Jaén, Santa Cruz de Tenerife, Granada o Cuenca ocurrieron cosas muy raras. Todas influidas por una circunstancia sabida pero que ha pasado relativamente desapercibida: en mitad del recuento -que ocupaba varios días- dimitió el Gobierno de Portela -a quien los autores responsabilizan en gran parte del desaguisado-. El nuevo Gobierno, «sólo de Azaña», como diría el presidente de la República, Alcalá Zamora, para subrayar que lo integraban figuras secundarias de la Izquierda Republicana y Unión Republicana, condicionó las horas decisivas del escrutinio.Las elecciones de febrero de 1936 fueron limpias; la campaña, muy sucia. Se cerró, precisan los autores, con 41 muertos y 80 heridos de gravedad. La violencia se instaló en las calles y los comicios adquirieron un carácter plebiscitario en un ambiente viciado, radicalizado, polarizado y caníbal. Fueron unos comicios en pie de guerra en los que parecía ventilarse el futuro de la República. Ahora el libro de los historiadores y expertos en el periodo Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García, que recogen en la obra 1936. Fraude y Violencia en las elecciones del Frente Popular (Espasa), descubre la verdad de lo ocurrido. Se trata de una mastodóntica y absolutamente novedosa investigación que, como subraya el hispanista Stanley Payne, pone fin a uno de los «grandes mitos políticos del siglo XX». Porque los profesores de la Universidad Rey Juan Carlos (Álvarez imparte allí Historia del Pensamiento Político y Villa, Historia Política) desmontan leyendas construidas en torno a la victoria de las izquierdas. Lo que sucedió durante los días posteriores a la votación no fueron manifestaciones de entusiasmo, celebración y alborozo de simpatizantes del Frente Popular, sino prácticas coactivas y de intimidación organizadas e instigadas por las autoridades interinas provinciales, que aprovecharon el cambio repentino de Gobierno el día 19. Se extendieron por todo el país, generaron un clima de inseguridad jurídica en torno al recuento e influyeron en los resultados finalmente admitidos. Los autores, además de publicar por vez primera los resultados oficiales de aquellas elecciones, identifican los casos de fraude, falseamiento y manipulación. Detallan caso a caso, vuelcos inexplicables y recuentos interrumpidos; papeletas que aparecen a última hora, en bloque, para decantar el resultado en una mesa y otras con tachaduras, borrones y raspaduras. Demuestran que algo más del 10% del total de escaños de esas nuevas Cortes, más de 50, no fue fruto de una libre competencia electoral. Nunca hubo un acta única con los resultados oficiales. Las Juntas Provinciales informaban del recuento a la Central, que lo trasladaba al Congreso. El cómputo final debía aparecer en los anuarios estadísticos del año siguiente. No fue así. Hasta el momento, los historiadores hacían proyecciones sobre la base de la relación entre las cifras publicadas en prensa y la asignación final de escaños. El fraude fue directamente promovido o pasivamente respaldado por las autoridades provinciales interinas del Frente Popular, que obraron con total impunidad y pudieron hacerse con la documentación electoral tras el cambio de Ejecutivo, hecho que propició la dimisión de los gobernadores civiles y presidentes de Diputación o simplemente su expulsión o detención -en algunos casos para preservar «su seguridad»-. Por supuesto, la ola de violencia desatada entre los días 16 y 19 precipitó los acontecimientos. En algunos lugares los alborotadores obligaron a las autoridades de un hospital de leprosos a dejar marchar a los enfermos.Las elecciones se falsearon fundamentalmente en mesas de Málaga y Santa Cruz de Tenerife, donde hubo de repetirse la votación. Aunque sin la fiscalización y presencia de apoderados de centristas y representantes de las derechas. Fueron, según se desprende del nuevo libro, una auténtica farsa. El día 20 debían abrirse de nuevo 57 colegios de la capital malacitana. Se disputaban nada menos que 29.000 votos. Los resultados del día 16 favorecieron con holgura al FP. Por eso resulta un misterio que la coalición cambiara de candidato (práctica legal), el socialista Luis Dorado, que tenía que sacar 13.000 votos de diferencia respecto del cedista para asegurar su escaño. Militantes del FP ocuparon en la víspera la sede del Gobierno Civil y sustituyeron al gobernador por un concejal afín. Lo mismo hicieron en el Ayuntamiento y la Diputación. El nuevo gobernador clausuró las sedes de la CEDA y Falange y detuvo a varios afiliados. Finalmente, el cedista Emilio Hermida retiró su candidatura (lo que no impedía que fuera votado). Hubo disturbios y tiroteos, pero votó todo el mundo: unos 29.000 censados. Casi 28.000, al socialista Dorado. En Santa Cruz de Tenerife el triunfo parecía asegurado para el representante de centro-derecha, que llevaba, según el Gobierno Civil y a falta de abrir los últimos colegios, una ventaja de 11.000 votos. El centrista Félix Benítez de Lugo, dándose por vencedor, pidió el voto por las candidaturas republicanas para frenar a socialistas y comunistas (el sistema electoral era de lista y mayoritario en circunscripciones plurinominales).El día 19 se produjo un giro inesperado: candidatos del FP invitaron al gobernador a dejar su puesto. La razón era sencilla: no tenía sentido que siguiera en él si su Gobierno había dimitido. Ugetistas, cenetistas y miembros del FP exigieron a Azaña en varias ciudades la apertura de cárceles para liberar a los «presos sociales» y la entrega a las izquierdas de los ayuntamientos, esto último para impedir que la derecha alterase los resultados. El día 20 se declaró el estado de guerra en la ciudad. El candidato radical se retiró. Proclamada una huelga general, las elecciones no se celebraron. No obstante, en ocho de nueve colegios aparecieron las papeletas del FP: 3.700 votos fantasma que contribuyeron, junto con otras manipulaciones de las actas, a dar un vuelco al resultado de la provincia. También tenían que votar el día 20 los electores del pueblo jienense de Alcaudete. Acudieron a las urnas mientras la Junta Provincial procedía al escrutinio. Total, que las izquierdas se impusieron en ese feudo de tradición conservadora por 599 a 0. En Linares aparecieron urnas sin precintar y en cinco de la provincia había más votos que votantes censados. Asimismo, en Valencia, La Coruña o Cáceres se rompieron o interceptaron urnas. En Valencia las fuerzas estaban igualadas. El cambio de Gobierno precipitó un aparatoso recuento de 21 municipios: las izquierdas ganaron por 400 votos, los suficientes. La Junta Provincial se negó a un recuento oficial, porque «ya se había hecho a puerta cerrada». En La Coruña el cómputo se prolongó hasta el día 24: los resultados de 188 actas no se correspondían con las certificaciones de las mesas. «España se ha vuelto Coruña», escribió Alcalá Zamora. Allí las autoridades interinas exigieron la presentación inmediata de las actas de 56 colegios y amenazaron con una huelga general si no se encontraba una solución «satisfactoria para las izquierdas». Los candidatos de las derechas fueron arrestados por un día acusados de fraude. Y en siete municipios de Cáceres la documentación llegó a la Junta Provincial con el lacrado roto y los sobres abiertos. En cinco mesas desapareció el acta de la votación. Los investigadores ilustran con muchos ejemplos de maniobras similares que el cambio de autoridades modificó el reparto final de escaños. Interrumpieron el recuento donde la contienda estaba más ajustada. El día 20, cuando se reunían las Juntas Provinciales, el procedimiento para introducir confusión fue parecido en muchos sitios: las izquierdas denunciaban a las derechas por manipulación y fraude, impugnaban los resultados e incluso detenían a sus representantes. Hasta ese momento, la mayoría del FP sólo se daba «por supuesta».El propio Portela, cuyo escaño por Pontevedra estaba en el aire, rehusó avanzar resultados antes del día 20. Algunas embajadas adelantaban el día 18 un empate, lo cual convertía en decisiva la segunda vuelta, que a la postre fue irrelevante, a pesar de tener que realizarse en un buen número de provincias. Las izquierdas pusieron en marcha su aparato propagandístico: el FP «no se dejaría arrebatar la victoria»; «¿Tienen el mismo valor, políticamente, el medio millón de sufragios logrados en Madrid y Barcelona que los 50.000 arrancados a los campesinos palentinos por el caciquismo?». Las consignas del PCE iban dirigidas al nuevo Gobierno, cuyo deber era ajustar las Cortes, «desembarazadas de impurezas», a las preferencias electorales, que nada tenían que ver con las de «un capitán de industria como March». Las izquierdas no estaban dispuestas a admitir un escrutinio que no les otorgara la victoria. Según el estado de opinión que se creó, partiendo con la ventaja adquirida, cualquier vuelco durante el escrutinio era fraudulento. El FP se impondría en número de escaños, pero estaba en juego la mayoría parlamentaria suficiente: 240 asientos. ¡Bingo!, obtuvieron más de 50 escaños de manera dudosa. Los números salieron tras el cambio de Gobierno, pues antes de esa fecha y en los dos primeros días de recuento, los datos de Alcalá Zamora, Azaña y el embajador británico coincidían: entre 216 y 217 diputados para el FP. Si a los 240 asientos conseguidos por el Frente Popular se le restan los que fueron fruto del fraude, las izquierdas solas no habrían llegado al Gobierno. En total había 473 escaños en liza.El Gobierno de Azaña era legal y legítimo, pues correspondía al presidente disolver y nombrar otro, pero su «inteligencia política» no sale bien parada. Este libro precisa todo lo que ocurre en esos cuatro días. El 19 lo cambió todo. Tras la «huida» de Portela, el FP se hizo con el poder local, hecho decisivo para condicionar el recuento y crear una atmósfera intimidatoria. Los desórdenes no se produjeron como reacción a los rumores de golpe sino para asegurar una mayoría parlamentaria al FP. El Estado de Derecho quedó de facto suspendido. La tarea que han hecho Tardío y Villa es prodigiosa. Para demostrar el fraude han seguido un escrupuloso método de verificación de los aspectos legales y formales de las elecciones. Después han comparado votos escrutados en las mesas y los resultados proclamados por las juntas -aquí está la madre del cordero del falseamiento-. Y por último, han analizado la justificación de las impugnaciones. Han sido más de cinco años de investigación. No recurren a documentos secretos. Todos son públicos. Había que expurgarlos, ordenarlos y construir el puzle. La mayoría de los papeles no habían sido consultados antes. Los autores han recorrido España y han escudriñados los archivos del Foreign Office, el Quai d’Orsay y el archivo del Vaticano para contar desde distintos ángulos seis meses decisivos en la historia de España, desde diciembre de 1935 hasta la primavera del 36.Los autores testan la calidad democrática de la República y sostienen que la CEDA resistió electoralmente. Demuestran que había una sólida base sociológica para construir una República inclusiva. Por desgracia, sostienen en conversación con Crónica, «la estrategia del Frente Popular en la discusión de las actas en el Congreso y el hecho de que la izquierda republicana, con Azaña a la cabeza, no se plantara ante el radicalismo socialista, fue lo que una vez más dinamitó los puentes de diálogo con la oposición conservadora. Eso constituyó un duro golpe para la consolidación de la joven democracia republicana». En todo caso, no dan pábulo a las tesis revisionistas que proyectan determinados acontecimientos sobre el Golpe del 36. Cuentan hechos desnudos, con máximo rigor y sin prejuicios. Muy pocas veces se puede decir de un libro que es definitivo. 1936. Fraude y Violencia lo es.do al Gobierno.

        Deja una Respuesta
        1. Avatar
          José
          6
          9

          El corta y pega que pones está contestado por Santos Juliá en El País: estos autores, Alvarez Tardío y Roberto Villa usan una vía engañosa, para denunciar el supuesto fraude que dio la victoria al Frente popular en 1936. Mezclan churras con merinas. Juntan a centristas, conservadores, liberaldemócratas, alfonsinos, agrarios, tradicionalistas, etc… como si pertenecieran a un bloque homogéneo. Incluso mete dentro al PNV cuando saben hasta los niños que lucho con la República.
          Es como si dices que ganó por mayoría absoluta en las últimas elecciones el PP juntando todos los partido de derechas que hay. Desde luego es totalmente falso.

          Deja una Respuesta
        2. Avatar
          antton arrospide
          7
          3

          El comentario «los de Gerediaga no» me suena a razonamiento de cretino. Gerediaga en el libro que publicó en el 2001 sobre el bombardeo del 31 de marzo narra lo sucedido en septiembre de 1936 con los nombres de los fallecidos en el bombardeo y los fusilados en venganza tras los mismos.
          En el referente a la Guerra Civil en el Duranguesado editado en el 2012 estudia también el tema, incluyendo además información de otras personas que pretendieron fusilarlas y se salvaron porque fueron ocultados por gente del PNV, ELA-STV etc. personas a las que como a Escubi después le agradecieron los franquistas fusilándole a el. En este libro también se incluyó las historias de personas que de manera injusta fueron muertos por elementos republicanos.
          Por ello el tratar de «enmierdar» los trabajos de Gerediaga mezclando los mismos con el supuesto pucherazo de 1936 muestra que tiene usted mucho cabreo y resentimiento pero poco que aportar a la historia. Siga leyendo los tebeos de Roberto Alcazar y Pedrín que es lo suyo no sea que se le cuele en su sesera algún virus democrático.

          Deja una Respuesta

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar